El presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, ha manifestado esta mañana a los micrófonos de Cope Tenerife que “en enero no estamos para estar pensando en carnavales en febrero y es lógico que se retrasen. Eso es lo que están decidiendo las instituciones que se encargan de organizarlo y son ellas quienes deben establecer a cuándo lo retrasan”.

De esta forma se refería al cambio de fecha, en el particular de Las Palmas de Gran Canaria -que desde este sábado sube al nivel 4 de alerta sanitaria- la organización del Carnaval lo aplazó del 25 de febrero al 10 de marzo, mientras que Santa Cruz de Tenerife decidió darse un plazo más amplio de tiempo y demorarlo hasta el mes de junio.

Ángel Víctor Torres explica que “Salud Pública se limita a emitir informes sobre la situación de la pandemia cuando se le solicita de forma preventiva”, para precisar que son las organizaciones de ambos carnavales quienes determinan el aplazamiento y fijan la nueva fecha en función de la incidencia de la pandemia. “La última decisión corresponde a la administración, aunque lo lógico y prudente es retrasarlo”, reiteró a preguntas de Mayer Trujillo.

“Espero que esta situación vaya mejorando y entrar en febrero con otras cifras”. “Dentro de siete días tendremos certidumbre de que estamos en descenso”, se mostró confiado el presidente del Gobierno canario, que se recupera en su domicilio tras dar positivo días atrás en covid.

Torres explicó que se emiten informe sobre eventos multitudinarios, como la llegada de los Reyes al estadio Heliodoro Rodríguez López o las cabalgatas multitudinarias de Santa Cruz. “En nivel 3 se permitían 8.000 personas en el recito deportivo para la acogida de los Reyes Magos en Tenerife y mil en nivel 4, por lo que finalmente la administración responsable decidió suspenderlo”, añadió.

“Si hoy pidieran un informe sobre la celebración del Carnaval sería negativo sin duda. En febrero no se debería hacer el Carnaval. Me parece coherente la decisión de Las Palmas y demorarlo dos semanas”, y dejó abierta la puerta a un nuevo aplazamiento en la fiesta que dirige Inma Medina. “Lo acertado es retrasar el Carnaval. Me parece muy lógico hacerlo dos semanas y volver a hacerlo si no se dieran las circunstancias sanitarias”, concluyó el presidente canario en su valoración de la incidencia de la pandemia en la programación de los actos festivos y las medidas que han adoptado tanto Santa Cruz de Tenerife como Las Palmas de Gran Canaria.

Humberto Gonar Menciones - CEOE-Tenerife

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.