Seis murgas adultas, cinco infantiles, tres rondallas, una comparsa y otra formación coreográfica causan baja en el Carnaval de junio. El principal motivo, los problemas para ensayar o reunir componentes para afrontar un concurso con mínimas garantías. No salir al certamen no les impide acudir a animar a la modalidad desde la grada, o, incluso, salir al Carnaval de calle, donde se citan todos.

Joroperos, aunque no sube  al escenario al concurso de comparsas, se ha hecho visible con cuantos colectivos han pedido su colaboración. Representantes de Triquikonas, Echeyde o Distorsionados han preferido el silencio a la hora de hablar del futuro, o no han sido localizados en el caso de la murga infantil de Los Realejos.

Murgas adultas
Marchilongas (1987). Tere Reyes, la presidenta de la murga femenina decana del Carnaval, cuenta que la decisión de no salir al Carnaval de junio se adoptó por votación entre las componentes de la formación, al considerar que era un problema para todas; de ahí se prefirió esperar para salir a la siguiente edición, con independencia de que algunas se hayan sumado a la fila de otras murgas.

Que no salga Marchilongas nada tiene que ver para que Tere Reyes quisiera seguir a los concursos de haber conseguido entrada; otra cosa es el Carnaval en la calle, donde ya tiene más reservas.

La murga femenina decana está trabajando ya para el reencuentro con el público en la próxima edición, que arrancará a finales del mes de enero.

Ni Muchas-Ni Pocas (2000). Laura Sierra, directora de Ni Muchas, está convencida de que su formación adoptó la decisión correcta cuando acordaron no concursar en el Carnaval; en su caso, ninguna de las componentes de Ni Muchas se ha incorporado a las filas de otras formaciones participantes en el concurso.

Eso no ha impedido que hayan mantenido el contacto, en la mayoría de los casos, los viernes en el local. «Volvemos, claro que sí», insiste Laura Sierra, que precisa que también semanas atrás le acabaron la obra del local y ya toda la murga está poniéndolo a punto para empezar y con la primera reunión con las componentes antiguas. Aunque no estuvo en el escenario, el deseo era animar y disfrutar a sus compañeros desde la grada y salir a la calle, si los compromisos de la calle lo permiten.

La Traviata (2004). Juan Díaz, el presidente y fundador de La Traviata, certifica que la decisión no solo es de no salir en el Carnaval de junio sino de echar el cierre definitivo, después de hablar y tomar en consideración la opinión tanto de, director como de los responsables musicales y su parecer.

Que no salga La Traviata no influyó para que otros componentes se independizaran y se sumaran a las filas de murgas como Zeta-Zetas o Trabachones.

Aunque con magua de escenario, ha seguido los concursos, aunque ha cambiado la tarima por la grada, «apoyando siempre al mejor Carnaval del mundo, aunque desde fuera».

«Traviata no saldrá más al Carnaval, creo, con este nombre», sentencia.

Triquikonas (2005). Entre los dieciséis grupos que decidieron darse de baja para el Carnaval de junio, la adulta Triquikonas, de Almudena Domínguez, declina la invitación a valorar si tomar la decisión correcta en su opinión para ausentarse en esta edición estival, ni siquiera sobre el futuro o si comenzarán los preparativos para volver al escenario.

El pelotón del Carnaval es uno de los bienes más preciados del concurso de murgas adultas, visto lo visto en las tres fases, huérfanas de humor, salvo en el caso de Triqui-Traques, los únicos referentes de este estilo.

Fundadas en 2005 y en concurso hasta el Carnaval 2020, Triquikonas es la murga femenina de referencia en la historia del Carnaval, con un histórico segundo premio de Interpretación en 2014 y un tercero en 2017. A esto se suma un Criticón, en 2013, por Las quinceañeras, y el Tom Carby que otorga Diablos Locos, también en aquella edición 2013, cuando fueron ganadoras morales y se contentaron solo con un cuarto puesto. De Triquikonas se espera que pongan orden para el retorno.

Klandestinas (2014). La directora Cintia Prendes de esta murga, que salió por última vez por ahora hasta 2020, cree que Klandestinas «tomó la mejor decisión que pudo. Fue una decisión analizada con las componentes y no hay porque arrepentirse. Pienso que cada uno asume lo que mejor le conviene en cada momento y cada uno conoce los pros y los contras de su colectivo».

Algunas integrantes del grupo advirtieron a a la directiva de Klandestinas de su participación en otras formación, algún que «entendemos que sea así. Desde nuestra murga le comentamos que disfrutaran todo lo posible del Carnaval y que las puertas de Klandestinas estarán abiertas para cuando les apetezca volver», añade Cintia Prendes.

Sobre su participación en el Carnaval de junio, la directora confía en «vivirlo como lo he hecho siempre. Iré a todos los concursos posibles, y, por supuesto, al de murgas para ver el trabajo del resto de los compañeros murgueros y sobretodo a disfrutar con ellos. El Carnaval de la calle también lo disfrutaré».

Y por si alguien tiene dudas de su futuro: «Klandestinas hará todo lo posible, como siempre, para estar en el Carnaval de 2023».

Tiralenguas (1995). José Antonio Vera, director y fundador de Tiralenguas, cree que se adoptó la mejor decisión al acordar no salir porque muchos componentes se asustaron por la incidencia del covid; «no teníamos cantidad de integrantes», porque no tenían garantías para la salud, o por la forma en la que se desarrollaron los ensayos, por grupos burbujas, lo que así más difícil estar dando la murga en junio.

El alma mater de Tiralenguas asegura que uno de los integrantes del colectivo se incorporó en Los Trabachones, mientras asegura que siguieron los concurso, «que es lo que nos gustan», y también en la calle con la vista puesta en el retorno. De hecho, ya tienen fecha: último viernes de agosto, reunión, para arrancar los ensayos al Carnaval 2023, a la que vendrán a Santa Cruz en calidad de ganadores del Norte 2020, cuando se desarrolló la última edición en la comarca.

Murgas infantiles
Frikywiky’s (1999). Su presidenta y alma mater, Katy Rancel, asegura que no se equivocaron cuanto tomaron la decisión de no participar en el Carnaval de junio; de hecho, ninguno de sus componentes se han incorporado en las filas de otras murgas infantiles.

Cuando se le pregunta si acudirá al concurso de la próxima semana, precisa que aún no se lo ha plantado, pero sí admite que la fiesta en la calle le da más respeto, mientras asegura que su ausencia este año es solo un paréntesis de cara a participar el próximo año cuando Frikiywiky’s celebrará sus bodas de oro.

MiniVirgues (2000). Elisa Martín, representante de la murga infantil de Virgueritos de La Orotava, asegura desde el municipio donde tiene sede este colectivo, que «tomamos la decisión correcta, no nos arrepentimos».

De sus filas saldrán en el concurso de murgas infantiles al Carnaval chicharrero, que se desarrolla la próxima semana, tres componentes. De hecho, la propia representante de MiniVirgues adelanta que estará el lunes de la próxima semana para animar, entre otras, a Raviscuditos, colectivo de Tacoronte en donde se han sumado tres integrantes de MiniVirgues. De resto, no acudirá al recinto ferial. ¿El motivo? El Carnaval de Santa Cruz coincide con las fiestas mayores de La Orotava, «que son de obligado cumplimiento y una de las causas por las que no participa Minivirgues en los actos de la capital tinerfeña», añade Elisa Martín.

«Por supuesto, nos planteamos salir en el 2023, otra cosa será participar o no en el concurso de Santa Cruz. A diferencia de los grupos de la capital, nosotros hacemos el Carnaval de nuestro municipio y participamos en el Certamen de Murgas Infantiles del Norte».

Distorsionados (2017). Otra de las murgas infantiles que decidió apartarse en el Carnaval de junio, la que dirige Cristina Morales; algunos de los miembros de su directiva, incluso, se han desmarcado del proyecto que tiene su cuna en Los Realejos. Poco o nada se sabe de su regreso, después del año sabático de esta formación que llevó en su último año en concurso el montaje musical de Samuel González.

Rebobinados (2010). Romén Soriano, su alma mater, asegura que tomaron la decisión correcta porque sacar la murga era muy costoso a la hora de conseguir componentes. Algunos de sus integrantes se han sumado a las filas de otros grupos críticos infantiles, caso de Distraídos, Revoltosos o Mamelones, a los que espera oír con ilusión y muchas ganas. «Por supuesto que iré a los concursos, y saldré al Carnaval de la calle todo lo que pueda y más», añade Romén Soriano. El que ha sido referente de la murga infantil dijo que estaba centrado en Desatadas, a las que montó musicalmente y, en su condición de componente de Ni Pico Ni Corto, además de echar una mano en Revoltosos.

«No nos hemos planteado todavía si siquiera si vamos a salir el próximo año con Rebobinados», advierte.

Tiralengüines (2016). José Ricardo Suárez, representante de la murga infantil de Icod de los Vinos, asegura que «tomamos la correcta. La merma de componentes y el cambio generacional nos pasó también mucha factura; nos vemos en 2023 con más ganas si cabe».

«En nuestro caso, no se han sumado componentes a las filas de otras murgas infantiles, pero sí es verdad que ya cumplieron la edad y se han metido en las adultas de Icod y Santa Cruz».

Uno de los referentes también en la murga adulta Tiralengüines, respecto a la cantera, asegura que la murga vivirá este Carnaval de junio de una «manera diferente. Febrero es febrero y el Carnaval en junio es atípico se hace raro. De todas formas disfrutaremos lo que se pueda. El Carnaval es nuestra fiesta».

Desde Tiralengüines miran ya a enero de 2023. «En septiembre o antes ya estaremos dando caña. Queremos volver con fuerza y hacer nuevamente un buen papel en ambos concursos y certamen. Esperemos que no pase nada y salir», concluye José Ricardo Suárez.

Comparsa
Joroperos (1972). Fernando Hernández, el director de una de las comparsas más laureadas de y mayor proyección internacional, asegura que «cada día que pasa estamos más convencidos de que hemos tomado la mejor decisión por el bien del grupo y de los componentes». De hecho, aunque ellos no estarán esta noche en el concurso de comparsas, Joroperos ha prestado colaboración con diferentes colectivos gracias la las buenas relaciones con los diferentes grupos del Carnaval, como se ha visto sobre el escenario.

«Casualmente, en las fechas del concurso no nos encontraremos en Tenerife, pero sí disfrutaremos del Carnaval de Día del sábado 25 de junio». Y desde ya Fernando Hernández anuncia que Joroperos estará en el Carnaval 2023: «los componentes tienen más ganas e ilusión que nunca al tratarse de nuestro 50 aniversario».

Rondalla
Orfeón La Paz (1918). «Seguimos con nuestra programación anual. No tenemos tiempo para pensar en carnavales. Intentamos actuar con conciencia cultural y sacar adelante lo que teníamos previsto para estas fechas. Cada mes con su programación», explica Julián Brito, presidente del Orfeón La Paz de La Laguna, rondalla que por primera vez en la historia no entró en concurso.

«Hemos tomado la decisión que corresponde a nuestra programación anual”, precisa, lo que no quita para que “seguro que alguno disfrutará de las actividades del Carnaval de Día, como corresponde”.

“Todos estamos ilusionados y centrados en dar respuesta a las próximas actividades, conciertos y colaboraciones». Cuando se le pregunta por el futuro, responde: «Ya veremos qué ocurre el próximo año, una vez que se conozcan los proyectos propuestos, para el coro, orquesta y la rondalla, puesto que seguimos trabajando en la preparación de nuevos repertorios».

Humberto Gonar eldia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.