El director artístico del Carnaval, Enrique Camacho, y el gerente del Organismo Autónomo de Fiestas, Guillermo Martínez, celebraron esta tarde la primera de las reuniones con los representantes de murgas infantiles y adultas, así como de las agrupaciones coreográficas después de que se haya decretado el regreso a los locales. A pesar de que el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, anunció el martes 22 de marzo que se suprimían todas las restricciones sanitarias decretadas para combatir la pandemia, los concursos que se desarrollarán en la edición casi estival de la fiesta de la máscara se tendrá que celebrar con mascarilla, dado que se desarrollan en un recinto cerrado, como es el caso del Centro de Ferias y Congresos de la capital tinerfeña.

Cabe recordar, además, que la mascarilla está regulada la normativa estatal. No obstante, el gerente de la organización precisó que en las próximas semanas está previsto que se sucedan diferentes reuniones en materia de seguridad con el director responsable del área contratado por Fiestas para conocer cómo se podrán celebrar los diferentes actos, que dependerá también en función de la evolución de la incidencia de la pandemia, por lo que Guillermo Martínez no descartó que los grupos puedan subir al escenario sin mascarilla.

Tanto Enrique Camacho como el gerente de la organización se interesaron con los grupos en cómo avanzan en el regreso a la nueva normalidad tras decretar la Concejalía de Patrimonio la preceptiva autorización para que los locales se puedan ocupar al cien por cien de su capacidad.

También se abordaron cambios en las fechas de la programación del Carnaval de junio. Después de que los grupos de la Canción de la Risa hayan decidido tomarse al menos un año sabático hasta 2023, Fiestas ajustará el calendario para distanciar las Fiestas de Mayo, que concluirán el día 30 con el concierto de Los Sabandeños y la actuación de Kike Pérez, del inicio del Carnaval, que arrancará el viernes 3 de junio, en vez del jueves 2, con la presentación de las carnestolendas y el sorteo de las treinta candidatas: once adultas, otras tantas infantiles y ocho de mayores.

Ensayos para las rondallas
El sábado 5 de junio se mantiene el certamen de rondallas, que será el único acto que no se desarrolle en el recinto ferial. Ante la imposibilidad de continuar esta edición en el Auditorio de Tenerife, porque ya estaba comprometido cuando se acordó el aplazamiento del Carnaval, el género más genuino de la fiesta chicharrera se dará cita en el teatro Guimerá, un aforo que no le es nuevo, ya que, al margen del concurso, siempre celebran ahí su exhibición lírica después del Entierro de la Sardina y antes del Viernes del Piñata.

La dirección artística se comprometió con los representantes de las rondallas a permitir que puedan celebrar durante una semana sus ensayos en el teatro Guimerá para acudir al concurso con todas las garantías en cuanto a acústica se refiere. Cabe recordar que esta modalidad del Carnaval concursará con dos canciones, y no tres, como se aprobó para facilitar el regreso a la nueva normalidad cuando se consensuó el aplazamiento de los actos a junio.

Grupos coreográficos, en el recinto
Otra confirmación: el festival de grupos coreográficos finalmente tendrá lugar, como estaba previsto, el domingo 5 de junio, pero no en el teatro Guimerá -como se llegó a sopesar para garantizar al director artístico que pudiera guardar los secretos de la escenografía de Carlos Santos hasta la gala, sino que los bailarines de esta modalidad pisarán el escenario principal.

Murgas infantiles, de lunes a miércoles
La paz fue la tónica habitual en las reuniones celebradas esta tarde. Paz y consenso, como se puso de manifiesto en las murgas infantiles, que después de un formato a tres fases, y luego a dos, se vuelve a celebrar en tres días; eso sí, del lunes 20 al miércoles 22 de junio. Lo mejor, que los niños ya no tienen exámenes en esas fechas porque acaban las clases el viernes anterior. Ante la necesidad de ajustar el calendario, los representantes y presidentes dieron su conformidad a la dirección artística. Las murgas infantiles concursarán con un solo tema, que interpretarán junto a presentación, pasacalle y despedida en los 20 minutos asignados a su actuación en el certamen.

Murgas adultas, a la calle
Ante el escepticismo que provoca entre los murgueros imaginar cantar con mascarilla, la organización pidió tiempo para conocer las soluciones que plantea la dirección de seguridad en función de la evolución de la incidencia de la pandemia.

A diferencia de las rondallas, la dirección artística no les permitirá ensayar en el recinto ferial, un enclave que ya conocen aunque estén desentrenados después de una edición virtual. En aras de lograr un consenso y caminar de la mano, Enrique Camacho planteó la posibilidad de que las ocho murgas finalista, que protagonizarán el concurso más esperado -previsto para el viernes 17 de junio- puedan medir escenario el jueves 16. Eso sí, no será un ensayo de voces, sino para probar posibles parodias. Los ‘reyes’ de los concursos también ha adaptado este año su repertorio y se jugarán a una canción el pase a la final, donde también se interpreta solo una canción, diferente a la la eliminatoria, con un tiempo máximo para presentación, pasacalle y despedida de 20 minutos.

Fue el director de Diablos Locos, Maxi Carvajal, quien mostró su inquietud por limitar el trabajo realizado por las murgas solo al día del concurso, y preguntó si en el fin de semana de Carnaval en la calle, que arranca el jueves de San Juan -23 de junio-, hasta el domingo 26, con el Ritmo y Armonía, estaba previsto habilitar escenarios para que los grupos puedan cantar.

Enrique Camacho tiró por el camino de en medio y, sin encomendarse ni al concejal ni al gerente de Fiestas, le ofertó a las murgas cantar en la calle, eso sí, sin megafonía, sino en espacios que habilite Fiestas, algo que aceptaron de buen grado los representantes de la modalidad, como si fuera una concepción del director artístico a algo que debería ser una práctica habitual de la murga que aspira a ser la voz del pueblo y tiene en la calle su escenario natural.

Humberto Gonar eldia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.