Fiestas y las murgas mantuvieron ayer una tensa reunión a cuenta de la interpretación de las bases del concurso, las que muchas consideran que no se están cumpliendo, por lo que exigían al concejal del área, Alfonso Cabello, que el OAFAR fuera estricto en su aplicación, algo que, de hacerse, apuntó el edil, “muchas de las cosas que se han hecho en los últimos años no podrían hacerse”. Finalmente, el Carnaval de Santa Cruz 2023 tendrá nuevas bases.

Y es que hasta nueve murgas manifestaron en privado al edil su descontento por lo que consideran una relajación de las bases en las actuaciones de Zeta Zetas, la murga ganadora de los dos últimos concursos. Al final se llegó al acuerdo de que, este año, se mantendrán tal y como están y se aplicarán como se han venido haciendo en los últimos años, para, en 2023, mediante un proceso participativo, proceder a su modificación. Las murgas ya pueden hacer llegar a Fiestas sus necesidades de atrezo para el concurso y una comisión técnica les informará si es posible.

Natalia Torres Diario de Avisos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.