Burlonas se ha instalado en la final en los últimos cuatro concursos; ya en 2020 hizo historia respecto a sus raíces en Clónicas. Han demostrado que murga femenina ‘rima’ con crítica.

¿Qué sensaciones le dejó su actuación en la segunda fase?

Las estoy procesando. Nos metimos un chute de adrenalina brutal; el objetivo era bajarnos del escenario y que la gente hubiera entendido todas las palabras ensayadas, me daba igual la afinación. Se subieron a cantar y… ¡plum!. Durante toda la actuación intenté escuchar a la murga y estar concentrada en las chicas porque hay muchas nuevas y mi objetivo era que nadie notara que Burlonas no era Burlonas. Cuando vi la reacción del público me desconecté de la murga y dije… ¡guau! Todavía me duele el pecho al respirar… nunca me imaginé vivir eso en una murga femenina que he visto treinta veces desde la rampa con Bambones.

¿Se subieron asustadas o con miedo tras las críticas al sonido de la primera fase?

No. Le dije a Carlos Mas que me dejara con las componentes y le pedí que me pusiera el sonido para fuera y para dentro y yo las escucho; nosotros no teníamos miedo al sonido.

¿Han demostrado que es compatible ser murga femenina con una letra de crítica?

Siempre lo he dicho. Siempre he dicho que una letra de Burlonas cantada por Bambones o por Mamelucos y se lleva un premio. Vocalmente igual es más agradable escuchar una murga de hombres que de mujeres; pero en Interpretación creo que nosotros pasamos por encima de ellos.

Burlonas tiene ya mejor trayectoria que Clónicas.

¡Hombre! Clónicas fueron once años y el primero de los tres pases a final fue en 2008 cuando comencé a salir.

¿Van ‘ciegas’ a la final o se han guardado algún triunfo?

Siempre voy a pelear a la final; que guste más o guste menos es otra cosa. Igual este año nos equivocamos, pero la elección de los temas no se hizo pensando en tirar en fase lo mejor que tenemos para intentar pasar. Ha sido un juego de estrategia: creemos que una canción gusta más en fase y la otra, en final.

O sea que la selección está hecha en función a los público de fase y de final.

Exactamente, siempre en función de nuestro criterio y ajustado a nuestro estilo, no vamos a adoptar otros. Y llevamos un buen tema a la final; una canción que es muy actual. Ojalá nos puedan escuchar.

¿Es partidaria de un concurso a dos o a cuatro temas?

Te soy sincera. A mí, como murguera, un tema en fase me sabe a poco, pero el público agradece este formato, no es tan pesado y no se queda con ganas de más. Por calidad de concurso para la gente, igual pondría la fase la pondría a dos, pero la final a un tema porque va a enriquecer y ayudar. Las murgas que para algunos han estado flojas se han guardado lo mejor para la final.

¿Se ve en la final?

Siempre me veo en la final; ahora, el jurado es el que decide y es quien decide… para gustos colores. Habrá quien le guste más la letra, otros el espectáculo, pero mi trabajo sí está a la altura de la final.

¿Y aspira a premios?

Primero tengo que ver las fases y la final. Con lo que se cantó en fase, sí aspiraría a premio.

¿Le gusta la disposición del escenario?

Me gusta el escenario, me gusta el recinto… me gusta lo que se ve. Es verdad que es más acogedor; es verdad que arriba es una caja sorda y se escucha fatal; las componentes dentro no tanto. Pero el escenario es acogedor y tienes a la gente cerca.

Humberto Gonar eldia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.