La alcaldesa de San Bartolomé de Tirajana, Conchi Narváez, ya da casi por seguro que el Carnaval Internacional de Maspalomas volverá a celebrarse en las fechas de siempre, en febrero o en marzo. En todo caso, la decisión aún no está tomada y anuncia su intención de reunirse con los distintos colectivos que puedan tener que ver con estas fiestas.

Esta edición se celebró en este mes de junio por la coyuntura de la pandemia. Las condiciones sanitarias existentes todavía en marzo de este año no permitían todavía celebrar actos de carácter multitudinario, de ahí que el gobierno local por aplazarlo a principios del verano.

Sin embargo, en los primeros días del programa de actos Narváez llegó a avanzar su intención de proponer que lo que había sido producto de una coyuntura se quedase de forma permanente, es decir, que el Carnaval de Maspalomas pasase a celebrarse los veranos. Buscaba así un atractivo para la visita de turistas en los meses más flojos de ocupación de la temporada.

Acabada esta edición, el ejecutivo que preside Narváez parece haber reconsiderado esa apuesta. «Ahora toca reunirse con los distintos sectores relacionados con el carnaval, desde hoteleros y extrahoteleros hasta carroceros, y con los portavoces de la corporación, para decidir en qué fecha programamos el carnaval, pero todo parece indicar que la fecha que va a ser elegida, porque lo hemos estado preguntando, casi seguro, sea la de siempre, en febrero o en marzo, por las tradiciones y las costumbres», declaró este lunes.

En todo caso, la alcaldesa hizo un balance muy positivo de esta edición atípica, hasta el punto de calificarla de «éxito rotundo por participación, por imagen, por seguridad y por repercusión en la promoción turística de Maspalomas». A su juicio, «han sido 10 días llenos de magia, de color, de diversión, de integración, y, cómo no, de diversidad». El broche de oro, según explicitó textualmente, fue este domingo, con la lectura del testamento, el entierro de la Sardina, los fuegos artificiales y un concierto tributo a Juan Luis Guerra.

Detrás de todo eso, explicó, hay «muchos meses de trabajo, dentro y fuera de la administración, para tener los pliegos, la cobertura jurídica necesaria y la transparencia que exige la ley». Con todas esas exigencias, destaca que este carnaval contase «con un escenario espectacular y con artistas de primer nivel».

«Ha sido una fiesta multitudinaria, cívica y en libertad en la que todas las áreas de la corporación municipal se volcaron para garantizar un carnaval internacional seguro y coordinado», dijo Narváez a modo de balance de un programa de actos que, según cifró, congregó a más de 300.000 personas durante los diez días que duró la celebración de la mascarita.

Repercusión internacional
«Es, además, un carnaval que ha traspasado nuestras fronteras, con una notable repercusión internacional, proyectando al mundo una imagen muy positiva y sólida de Maspalomas como destino turístico», apuntó la alcaldesa en unas declaraciones recogidas en un comunicado municipal. En esa nota da el dato de que las galas de la Reina y de la Drag Queen, retransmitidas por TVE, fueron vistas por más de 4 millones de telespectadores, según las cifras de audiencia que se les han facilitado.

La regidora destacó igualmente el alto nivel del elenco de artistas que actuaron, la escenografía, la amplia participación de las y los aspirantes de las diferentes galas, así como la dirección artística, que sorprendió muy positivamente.

«Quiero destacar el gran trabajo desarrollado por las concejalías implicadas», subrayó Narváez
La primera edil subrayó, asimismo, el apoyo y cobertura facilitada por la Delegación del Gobierno, la Policía Nacional, Guardia Civil, CECOES 112, Servicio de Urgencias Canario, Policía Canaria, Cruz Roja, la empresa de transportes Global y la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), entre otras.

Narváez destacó que «ha quedado patente que el municipio está preparado para acoger a la gran cantidad de personas congregadas en estos diez días». La Junta de Seguridad, celebrada días antes del inicio y la activación del Plan de Emergencia Municipal, ha propiciado que se pudiera disponer «de todos los recursos materiales y humanos de la administración a disposición de las fiestas».

«Ha sido un carnaval singular por todas estas circunstancias insólitas, pero ha sido todo un éxito, primero de la ciudadanía de San Bartolomé de Tirajana, de los visitantes y turistas, por haber acudido de forma masiva y por su comportamiento ejemplar, pero también de las áreas municipales e interinstitucionales comprometidas».

Gaumet Florido Canarias7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.