El futuro de la Plaza de Toros de Santa Cruz de Tenerife continúa estancado. A punto de cumplirse 127 años de su inauguración sigue sin estar claro qué intenciones tienen sus propietarios. Según el alcalde la capital tinerfeña, José Manuel Bermúdez, se trata de una propiedad “privada, dividida y complicada de gestionar”.

Aunque en 2018 la familia Hafner, propietaria de algo más de la mitad de las participaciones en las que se divide la propiedad, registraba en la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, dos proyectos para su recuperación, Bermúdez ha recordado  que, una de las tantas cosas que lo ha complicado, está “la ampliación por parte del Cabildo de Tenerife el Plan de Protección” por lo que cualquier actuación de rehabilitación o reconversión como ocurrió en Barcelona, “tiene que contar con una posibilidad para sus propietarios puedan recuperar el dinero invertido”.

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife transformó en 1986, con una inversión de 35 millones de pesetas, la Plaza de toros de la ciudad en un coliseo de usos múltiples que puede albergar hasta 10.000 espectadores. La modificación del coso ha sido obra de un grupo de técnicos canarios que ha descubierto la forma de cubrir una plaza de toros de un diámetro de 76 metros. Esta original iniciativa ha sido llevada a la práctica en la plaza de toros, tres años y medio después de que se celebrara la última corrida.

La proximidad de los carnavales estimuló la imaginación de un equipo de profesionales que por espacio de varios meses y durante 25 reuniones logró dar con una solución que podría ser explotable y básica para la creación en las islas de espacios para mucho público. El proyecto de cubrimiento de la plaza de toros, del que es autor el arquitecto Carlos Schwartz, fue estrenado con la Gala de la elección de la reina del carnaval. “El uso de toldos soluciona todos los problemas en Canarias, porque en las islas no nos preocupa el frío, sino la lluvia”, matizó Schwartz.

La plaza de toros de Santa Cruz de Tenerife fue creada a finales del siglo XIX por el arquitecto Antonio Pintor. Pero en los últimos tiempos se ha destinado casi exclusivamente a actividades culturales y deportivas. La última corrida de toros se celebró hace  treinta y siete años.

La página de Facebook de Los Jardineros, en un vídeo reciente, muestra el estado de abandono que tiene en la actualidad este inmueble del centro de Santa Cruz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *