Josué Quevedo se trasladó esta semana a Tenerife para supervisar la elaboración de la fantasía de Mamelucos, la segunda que realiza para la Casa del Miedo y de la que adelanta que «está finalizada». «Me siento muy satisfecho». Advierte que es un diseño acorde a un Carnaval de transición, situación marcada por el covid.

Respecto a Mamelones, su otro hijo chicharrero, explica que aún está en fase de elaboración, mientras tiene también palabras de admiración y reconocimiento para el equipo humano de Redoblones. «Le entregas los patrones y ellos se encargan de todo, fiel al diseño», que se elabora desde la idea que primero se plasma en un dibujo y toma cuerpo con la elección de los tejidos y los volúmenes, hasta las correcciones finales. 

Humberto Gonar eldia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.