El balance final del dispositivo de seguridad y emergencias desplegado en esta edición del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife se ha cerrado con un total de 312 personas atendidas durante los días de la fiesta. Del análisis de los datos se extrae que el motivo mayoritario de dichas atenciones es el consumo de alcohol, de hecho, el 52,5 por ciento de las mismas está causado por dicha cuestión.

El cambio de fechas y la reducción de los días de celebraciones, respecto a años anteriores, no parece haber afectado a la presencia de personas en los diferentes actos multitudinarios del Carnaval. De hecho, en términos de seguridad se ha movido en datos similares a los generados en carnavales anteriores.

La concejala de Seguridad Ciudadana y Emergencias, Evelyn Alonso, ha puesto en valor “el enorme trabajo de todo el dispositivo que ha estado pendiente de la seguridad de los carnavaleros”. “Se ha trabajado con rigor, profesionalidad y una estrecha coordinación”, declaró.

Además, la edil quiso recordar que se trata de “un carnaval muy seguro por dos cuestiones esenciales: primero, por la natural idiosincrasia de los chicharreros y de quienes nos visitan, que tienen bastante claro que vienen a divertirse sin generar problemas y con una tolerancia festiva muy característica; y segundo, porque el Ayuntamiento tiene un equipo de seguridad y emergencias perfectamente afinado, con una enorme experiencia en la gestión de este tipo de eventos multitudinarios”, añadió.

Evelyn Alonso dio las gracias a todo el personal involucrado en la seguridad del Carnaval, “desde la Policía Nacional, al Consorcio de Bomberos, Cruz Roja Española, la Policía Local, la agrupación de voluntariado de Protección Civil, los técnicos municipales de Protección Civil y el personal del CETRA-Cecopal, unidos a otros profesionales que también han colaborado en que sigamos teniendo un Carnaval muy seguro y gestionado con una transparencia que es un ejemplo dentro y fuera de Canarias”, concluyó.

Respecto a años anteriores destaca el descenso en el número de menores que precisaron ser asistidos sanitariamente. En términos cuantitativos, por las instalaciones del Hospital del Carnaval pasaron 45 menores. Otro dato en el que se observa una evidente reducción de casos es en las atenciones derivadas de posibles agresiones o participación en reyertas, alcanzado un total de nueve personas atendidas por este motivo, el 2,8 por ciento del total, concentrándose esas situaciones en las madrugadas de la fiesta. No se registraron lesiones por arma blanca durante las celebraciones de este año.

Las intoxicaciones por el consumo de sustancias estupefacientes contabilizaron 24 casos desde el pasado jueves, un 7,6 por ciento del total de personas asistidas.

Respecto a traumatismos y caídas, una de las cuestiones que más suelen darse durante los carnavales, en esta edición suponen casi el 18 por ciento de las intervenciones, con 45 casos si sumamos ambas causas de aquellas personas que necesitaron asistencia sanitaria por este motivo. Para la realización de pruebas diagnósticas o la atención especializada hubo que derivar a centros hospitalarios desde el dispositivo sanitario del Hospital del Carnaval a 28 personas, y de este número, el 57 por ciento en la franja de edad entre los 18 y los 40 años.

En cuanto a la distribución por sexos de las personas que necesitaron ser asistidos durante las celebraciones carnavaleras, el 57 por ciento fueron hombres y el 43 por ciento mujeres.

ANÁLISIS DE LOS DATOS POR DÍAS
El 48 por ciento de las atenciones demandadas al dispositivo de seguridad y emergencias del Carnaval se concentraron en la jornada nocturna del pasado sábado. Además, el análisis estadístico de los últimos 15 carnavales, entre 2006 y 2020, ofrece un cumplimiento casi exacto del promedio de atenciones de los primeros sábados por la noche de esos años, siendo esa media histórica de 141 asistencias en el Hospital del Carnaval.

Las dos ediciones de los carnavales de día aglutinaron unos 60 casos, el 19,2 por ciento del total; mientras que, en la jornada del viernes por la noche, los 88 casos se traducen en un 28,2 por ciento del total. Durante los desfiles o cabalgatas, en esta edición el Entierro de la Sardina y la Cabalgata, fue necesario asistir a 14 personas, dato que no supone ni el cinco por ciento de las atenciones totales generadas.

Una vez más, la unidad de la Policía Local adscrita a la Fiscalía del Menor estuvo presente en las instalaciones del Hospital del Carnaval, varios agentes reforzaron este trabajo esencial para la identificación y protección de los más jóvenes durante estos días de fiesta en la calle. Dicha unidad registró los datos de 53 menores de edad y, en colaboración con el equipo psicosocial y sanitario dispuesto por Cruz Roja Española atendieron y tramitaron los oportunos informes.

Estos agentes, además de documentar el motivo o la asistencia de los menores en este dispositivo preventivo se encarga de avisar a los tutores legales de los mismos y proceder a la entrega legal cuando vienen a recogerlos al Hospital del Carnaval. De todas estas circunstancias se realizan informes que se envían a la Fiscalía.

Por ese filtro policial pasaron todos los datos de 30 chicos y 23 chicas, en su mayoría por cuestiones relativas al consumo de alcohol, siendo otro dato curioso que la edad media de los menores atendidos rondaba casi los 16 años.

SERVICIO DEL PUNTO VIOLETA
Este año, como viene ocurriendo desde 2019, en las instalaciones del Hospital del Carnaval también se prestó el servicio especializado del Punto Violeta, donde varias profesionales han estado asesorando, informando e incluso realizando acompañamiento a las personas que lo demandaron o fueron remitidas por personal de cuerpos y fuerzas de seguridad o profesionales sanitarios involucrados en el dispositivo preventivo del Carnaval santacrucero.

Las cifras apuntan que un total 22 personas solicitaron información a este recurso, siendo 12 mujeres y 10 hombres, y en los reportes diarios de su actividad se establece que hubo, además, seis consultas de asesoramiento; tres de acompañamiento, una violencia de género y dos posibles situaciones que supusieron la activación del protocolo por violencia sexual quedando a la espera de la preceptiva confirmación. La asociación Mujeres, Solidaridad y Cooperación ha sido la encargada de gestionar este recurso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.