Con menos de mil personas en el recinto ferial comenzó la primera de las tres fases del concurso de murgas infantiles, que arrancó con la actuación de una telonera de lujo, Bambones, ganadora del tercer premio de Interpretación.

Los de Primi hacen historia al ser la primera vez que las murgas grandes actúan de teloneras de de los niños gracias a que la organización alteró el orden de los certámenes y ya se celebró el concurso de la crítica adulta.

Y para abrir boca, el himno del Carnaval de los de El Cardonal, “Mi vida ser un bambón”. Lo que nadie imaginó es que Bambones iba a grabar en la primera fase de las murgas infantiles su CD por la exquisita interpretación y calidad del sonido que permitió describir, una de las señas de identidad de sus letras.

Los de El Cardonal apostaron por su ‘canción del verano’ que hace bailar hasta los cimientos del recinto, en el que dan un repaso al director artístico del Carnaval y al concejal de Fiestas, una elección de una buena letra, donde nunca falta una referencia a los hermanos de Gran Canaria. Y para finalizar, otro recado al director de la gala, entonó unos Bambones magistrales que en esta oportunidad no subieron con el disfraz de Sedomir y la fantasía de veraneantes, sino con su popurrí de disfraces de ediciones anteriores.

El colmo de los colmos de la aceptación de Bambones es cuando Primi anuncia que se va y la cantera le pidió la despedida por votación popular a la que la sometió sobre la marcha el director.

Y el recinto se puso en pie.

Comienza el tiempo de concurso.

1. Distraídos (2006). Tardaron más en presentaron que Distraídos en arrancar con su puesta en escena, lo que delataba que venían ajustados a los 20 minutos. Dirigidos por Lucía Nuez Javier, suenan como una bomba. Distraídos, de Tana Rodríguez López, protagonizó la revolución de las murgas infantiles. Tras su último año en concurso, en 2019, llegan con Julio Alfonso, exquisito en el montaje musical, y la letra de Airam Bazzocchi. Pero antes de su presentación, su pasacalle. Lucía puso orden para que los niños no contagiaran la fuerza vocal de su ímpetu por volver al Carnaval.

Su pasacalle, una de las bandas sonoras de las murgas infantiles.

Su tema de concurso, ‘El juego del chopito’. Con cambio de rompa -los niños en chándal- entraron a los jugadores a ritmo una canción infantil, para preguntarse cuántas materias habían suspendido. Los niños hasta reclamaron que los estudiantes, aunque sean vagos, los pasan de curso los profes. Y otra canción infantil: la gallinita ciega para abogar por la inclusión.

Una decena de extras de Distraídos llegan en patinete al escenario para abordar otro asunto cuando denuncian el problema que suponen para personas con problemas de visión o movilidad reducida. Y de ahí… juegan al escondite, hasta intentando ocultarse detrás de Gonar para reivindicar en su su recta final que “la vida te da una oportunidad para triunfar”.

Distraídos volvió y colocó alto el listón en la primera fase del concurso de la cantera, con una voces que sellaron en los últimos minutos su mejor actuación. Y como colofón, su despedida, y todavía le sobraba dos minutos y medio. “Esto sí que es un pedazo de murga”, entonó su afición. Satisfacción en el reencuentro con la murga celebrando sobre el escenario su actuación.

Feliz regreso de Distraídos.

2. Lenguas Largas (2003). Con Laura Martín al frente, interpretan letra de Ardiel Herrera con el montaje musical de Cristian Mapesi. Presentación y… pasacalle con dedicatoria a cuantos han colaborado a que esta formación esté en concurso.

“Soy un murguero diferente”, otro de los pasacalles que contagia pasión por la cantera.

Tal vez por la duración de cada actuación -20 minutos frente a los 30 habituales-, pero las primeras murgas iban a velocidad de vértigo en su actuación.

‘La nueva normalidad’. Es el título del tema en concurso, en el que recriminan cómo los niños fueron los primeros afectados con las normas, tanto en el estadio para ver a los reyes magos, o cuando van al cine, y sin embargo no se exige lo mismo en un partido de fútbol o en el tranvía. “Un regalito por ser tan responsable; mamá ya es hora de que me compres una tablet”, cantaron. Y de ahí, un canto a La Palma.

En su letra rinden también homenaje a los sanitarios, para luego lanzar un reproche a los padres. “No soy un robot”., cuando tantas cosas que tienen que hacer, antes de finalizar por ver un mundo mejor.

Lenguas Largas declara su amor al Carnaval con una letra rica y una interpretación que se les entiende.

Había acabado la actuación de la segunda murga infantil en concurso y solo una cuarta parte del recinto estaba lleno; pocas murgas adultas entre ellos.

3 Carricitos (1993). Con Lizett Ramos, dama de honor en las Fiestas de Mayo e hija de Ángel González Ramos -que marcó una época con los disfraces de motos de Correos o camiones de bomberos-, dedicaron su presentación a las estrellas que tienen en el cielo, tocando corazón.

Tras el pasacalle, comenzaron con el tema ‘Gato encerrado’, en el que jugaron con el término gato sacando partido a su fantasía.

Cantaron que el equipo de gobierno está formado por “gatos callejeros” para decir su programa electoral: “miau, miau; da lo mismo de dónde sean los vecinos para gobernar para toda la ciudad”.

Y ahí, un solo de una componente que cuenta que están soñando por la llegada de un nuevo Carnaval, ya en 2023, para continuar con su ‘carridespedida’, cuando aún le quedaban ocho minutos de los veinte de actuación que tienen este año las murgas. “Oye ya se van los Carricitos en Carnaval”, coreaban al término de su intervención. Carricitos… miau, digo guauuu.

4. Raviscuditos (2009). Decana de las murgas infantiles del Norte y la única que representa esta edición a la comarca. Llegados desde Tacoronte, al frente Ruky Álvarez, su director musical y letrista. Disfrazados de cocineros, recuerdan en su presentación los esfuerzos realizados para salir al Carnaval, con la incorporación de componentes nuevos, eso sí, después de recriminar que no perciben subvención de Tacoronte, aunque ya Santa Cruz, trece años después de su fundación, les ha pagado por primera vez la contratación.

Acaban su presentación a ritmo de batucada, con toda la murga en el borde del escenario aplaudiendo al público que acabó con un clásico de niños y mayores: Carnaval, Carnaval, Carnaval.

A partir de ahí, un clásico de los pasacalles de las murgas infantiles del Norte: “Quiero ser un Raviscudito, quiero llegar hasta tu corazón”.

Haciéndose eco de la situación vivida durante la pandemia… su tema: “Nivel cero”, donde recordaron la pesadilla del bichito que les obligó al uso de la mascarilla. A partir de ahí desgranan cómo suben y bajan los niveles sanitarios y la confusión que reina con los consejos para evitar los contagios.

A partir de ahí, recriminaciones a los mayores que no inculcan a los componentes valores murgueros y están más preocupados por ganar un premio. Cambian el tema y el nivel. Lo mejor el trabajo desarrollando para estar en Santa Cruz. Marejada, marejada, cantaron, para en la recta final del tema recordar a Los MiniVirgues y a cuantas cosas dejó en el camino la pandemia.

Raviscuditos marcó su nivel.

5. Mamelones (1979). Estrenan director: Aray Suárez, que toma el testigo de quien fue un clásico hasta 2020, Antonio García. En su repertorio, con el sello de Xerach Casanova, las letras de Idafe González y su grupo de colaboradores. Fue el único momento en el que este año se vio dar los tonos a Xerach, que acuñó una presentación exquisita que sacó música al diseño de Josué Quevedo. “Una batucada agitó los sentimientos de antaño”.

La presentación, de lujo. “Juntos somos más”, cantaron los pequeños de la Casa del Miedo, con un recinto ferial que reunió a menos público que amigos tiene Manolo Peña. Mamelones no solo estrenó director; también pasacalle.

La cantera de la Casa del Miedo vino a reinventarse, como pidieron también en su tema de concurso, aprendiendo de lo tuvieron que hacer en la pandemia. Por eso, se han reinventado y ahora el que fue su director se marchó a La Voz, en toque de humor.

También lamentan todo lo que encontraron en las playas, para responsabilidad a los adultos de lo poco cuidan el medio ambiente.

Luego celebraron que están en la murga con todo aprobado, que es lo mejor. Y de ahí recuerdan a la familia de un compañero del cole que ha tenido que reinventarse cuando dejó atrás su país. ¡Qué importa el color de la piel con quien juego al fútbol!, cantaron. “Menos más que íbamos a salir mejores personas de la pandemia”, reprocharon como un deseo que se quedó en una declaración de intenciones, para acabar sentenciando: “No a las guerras”. Mamelones reinventa la primera fase; lo mejor hasta el momento.

6. El Cabito (1980). Con Romén Domínguez en la dirección artística, su apuesta musical pivota sobre Cristian Mapesi. Solo en la primera fase, y dos de las seis participantes llevan en sus voces el trabajo del también componente de Zeta-Zetas y que fuera responsable de Payasos Alborotados, en Las Palmas.

Su director recordó los 42 años que llevan dando la murga gracias a la labor de Angelita González para dar paso al pasacalle.

A falta de trompetas, que ninguna de las murgas infantiles ya utiliza, casi se emociona el espectador cuando el director trajo al recuerdo una de las célebres frases del concurso: “Con su permiso nos quitamos el tocado”.

Tema de concurso: “La actividad ideal”, después de afinar en el micrófono, en el que reivindicaron los valores de la sociedad, mientras cuatro componentes se pasaban la pelota en el escenario.

Y ahí el tema da un giro para presentarse: “Yo me llamo Chiqui”. El tema intentaba hacer un guiño al humor cacofónico de Triqui, en la generación de la Posesa. “¿A ti te gustan las murgas? A mi me encantan”, respondieron, para apostar por la felicidad y por una mejor educación, para poner de ejemplo la murga infantil, donde forman personas para que tengan un futuro mejor. “La murga infantil es el lugar ideal para crecer”, acabaron. Protagonizan la sorpresa de la noche por su notable mejoría.

Finaliza así la primera fase.

Este martes, desde las 20:00 horas, tras la actuación de Zeta-Zetas, la segunda fase contará con las actuaciones de Rebeldes, Pita-Pitos, Castorcitos, Revoltosos y Chinchositos.

Humberto Gonar eldia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.