La primera murga de Canarias compuesta únicamente por mujeres, Las Revoltosas, del municipio lanzaroteño de San Bartolomé, cumple este año cuatro décadas desde su creación. Una exposición en la Casa Amarilla de Arrecife, dependiente del Cabildo de Lanzarote, que se inaugurará el 11 de febrero, conmemorará su 40 aniversario con el proyecto artístico “más personal” que ha impulsado el director y actor teatral lanzaroteño Pedro Ayoze, natural de San Bartolomé. La formación se creó en 1982, pero no fue hasta el año siguiente cuando participaron en sus primeros carnavales. Desde 1996 ostenta el título de Afilarmónica. Manuel Camejo es desde hace más de dos décadas su diseñador de cabecera.

En 2008, cuando celebraron su primer cuarto de siglo en el Carnaval de Lanzarote, se convirtieron en pregoneras del Carnaval de Arrecife.

“Fueron las voces de las mujeres canarias”, asegura el promotor de la muestra, hijo de murgueros. Su madre ya formaba parte de Las Revoltosas y su padre de la murga Los Batateros, también de San Bartolomé, antes de que él naciera. Pedro Ayoze, quien asegura que su “mayor inspiración son las mujeres de mi tierra”, se crio haciendo play-back, asistiendo como espectador a concursos de misses, teatro amateur y actuaciones de murgas.

“Desde pequeño estuve viendo cómo era crear y hacer equipo artístico. Todo este mundo es mi mayor inspiración artística y creativa aún hoy. Sin saberlo ni mi madre, ni mi padre, ni yo, este mundo carnavalero se convirtió en mi refugio. Y aunque siempre quería ponerme el disfraz de ellas me hacían el disfraz de ellos, y yo era feliz disfrazado pero hubiese sido un poco más si hubiese tenido el de ellas. Siempre aprovechaba cuando terminaban los carnavales y me ponía el de mi madre en la azotea de mi casa. Creo que Las Revoltosas también se convirtieron en el refugio de muchas mujeres y de algunos hombres ”, rememora.

Pedro Ayoze considera que Las Revoltosas “no han tenido el homenaje ni la consideración que se merecen. A ellas nunca se les ha reconocido su labor, que fue mucha. Seguramente mucha gente canaria ni se haya preguntado cuál ha sido la primera murga femenina, ni en qué año apareció. Incluso, en Lanzarote se suele reconocer la labor de muchas agrupaciones pero siempre son las creadas por hombres. Me gustaría pensar que es inconsciente pero creo que se debe a la mentalidad machista que aún hoy nos persigue”, precisa.

El grupo salió adelante a pesar de la oposición de sus maridos y familias, quienes pensaban que “la fiesta y el estar fuera de casa le pertenecía al hombre y no a la mujer”
decoration
El grupo salió adelante a pesar de la oposición de sus maridos y familias, quienes pensaban que “la fiesta y el estar fuera de casa le pertenecía al hombre y no a la mujer”. Sin embargo, Las Revoltosas, iban a los ensayos con sus bebés, hacían letras feministas y denunciaban cantando su mundo. “Es importante saber de dónde viene uno y lo que uno es para poder caminar libre y en paz. Lo joven, lo nuevo es maravilloso pero lo que había antes también lo es y merece tener un lugar. Muchas de ellas ya son mujeres mayores y tiene que ser ahora cuando sus testimonios deben quedar grabados y representados para siempre”, insiste Pedro Ayoze.

“¿Por qué no formamos nosotras también una murga?”, se preguntaron. Sus maridos se echaron manos a la cabeza “¿están locas? Eso es una cosa de hombres”, les espetaron. Sin embargo, ellas insistieron. “No, no y no dijimos nosotras, vamos a formar también una murga y tomamos la iniciativa”, recuerda Pedro Ayoze.

“Mujeres únicas que hicieron historia”
El director teatral considera que “es importante que reivindiquemos lo que ellas hicieron, que no se quede en el olvido y que generaciones pasadas, presentes y futuras conozcan el origen y la raíz de primera mano. Es una oportunidad para festejarlas y homenajearlas y también para mostrar su numeroso patrimonio cultural material e inmaterial que poseen”. Añade que “los discursos subalternos -aquellas historias que se han quedado al margen y no han sido escuchadas- y poderosos deben tener lugar, no quedarse silenciados y estar representados para que ellas también se sientan representadas. Mujeres únicas que hicieron historia. Mujeres que hicieron familia de mujeres cuando había muchas cosas en contra”.

El promotor cultural quiere que la exposición que prepara “sea una fiesta, que se respire desde el primer minuto la sensación de alegría y festividad, puesto que ha sido la trayectoria de ellas en la historia de la isla. Que sea una celebración, que ellas se sientan contentas y estén orgullosas de lo que se expone y de alguna manera sean capaces de mostrar al público la exposición” con la que se

La muestra pretende dar voz y visibilidad “a historias de mujeres contadas por ellas mismas”
decoration
Ve “necesario e importante que la historia la cuenten sus protagonistas en primera persona. No hay testimonio más fuerte y poderoso que el de ellas”, subraya Pedro Ayoze, quien pone en valor el discurso que la cantante Madonna dio en 2017 cuando la premiaron como mujer del año: “Busquen a mujeres fuertes para ser amigas, para unirnos a ellas, para aprender de ellas, para que nos inspiren, para colaborar, para apoyarlas y para que nos iluminen”. Y eso, en opinión del actor, “hicieron Las Revoltosas en 1983 y, por eso, los testimonios y las vivencias de aquellas personas que fueron referentes tienen que quedar documentadas y archivadas para siempre”.

“Los ensayos como refugio y hogar”
La creación de la murga fue fruto de la intuición y de las ganas por la igualdad que tenían y merecían. “Era injusto que los carnavales que habían estado prohibidos y señalados durante la dictadura se convirtieran, ya en democracia en una fiesta únicamente para hombres. Ellas, aunque no creo que fuesen del todo conscientes, sí que tuvieron la necesidad de empezar y aceptar la dificultad y seguir, convirtiéndose sin saberlo en referentes para toda una comunidad. Si no sabes que hay referentes, tú no sabes que puedes existir. Imagínate a esa mujer que iba como espectadora a los concursos de murgas y por primera vez se siente representada, comprendida y querida porque hay una murga femenina que da voz y exposición a las numerosas injusticias que una mujer debe afrontar exclusivamente por ser lo que es”, afirma Pedro Ayoze.

En tiempos en los que la vida no era fácil para las mujeres, ir a los ensayos “se convertía en refugio y hogar”. La creación del espectáculo carnavalero dura entre seis y ocho meses de ensayos. “Terminando unos carnavales ya está empezando con los del siguiente año”, resume Pedro Ayoze echando mano del argot de esas fiestas. “Todas ellas han compartido las alegrías y la desesperación, nacimientos de sus hijos e hijas, también los abortos, las bodas, las separaciones y los divorcios, la violencia y la incomprensión”.

Las Revoltosas también han sido “pioneras en sororidad y empoderamiento. También el paso del tiempo ha hecho que la agrupaciones de este tipo que se han ido creando a posteriori se hayan ido profesionalizando y capitalizando y se haya perdido la esencia familiar que años atrás las caracterizaba a todas”, entiende Pedro Ayoze.

Las Revoltosas se unieron, entre otras cosas, por la necesidad y la intuición de ser críticas con la sociedad. “Hay que pensar que tener una murga te da una visibilidad y te coloca al mismo nivel que las murgas masculinas -eso en otros contextos de la vida no sucedía- y ellas lo consiguieron por primera vez. A partir de ese momento expusieron los problemas y los conflictos de las mujeres que nunca otras murgas masculinas habían podido hacer. Además, fueron escuchadas y aplaudidas”.

“No importaban tu forma de vivir, tus valores, tus creencias. En Las Revoltosas tenías tu lugar y podías pertenecer. En la vida de afuera igual eso era más difícil de conseguir porque los prejuicios y las historias de los lugares pequeños marcan y dividen mucho. Pero en la familia de mujeres creadas por todas ellas sí podías pertenecer y acceder. Era y es indiferente todo lo demás, convirtiéndose en un lugar común de refugio y respeto”, concluye Pedro Ayoze.

A. F. La Provincia - Diario de Las Palmas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.