El Carnaval de Santa Cruz de Tenerife se ha caracterizado casi siempre por la espectacularidad de los trajes de sus reinas. En otras ocasiones el jurado ha valorado la coreografía, la música elegida u otras virtudes de las candidatas. Sin embargo, en el año 2003, cuando no se hablaba ni de crisis económica, ni mucho de menos de COVID, el traje que portó Natalia Díaz Mesa, fue sin duda para quitar el hipo.

La propia reina de aquel año ha señalado en los micrófonos de COPE Tenerife que fue un traje muy novedoso, arriesgado, diseñado por Santi Castro, puesto que la primera vez en la historia del Carnaval, era doble. Mesa aseguraba que incluso con ruedas era difícil manejarlo, sobre todo “cuando se quedaba parado en medio del escenario”, por lo que era necesario incluso un “empujón” para continuar.

Por último, indicó que con su proclamación su vida cambió, puesto que aunque estudiaba Biología en aquel momento, se dedicó durante un tiempo a la moda en una agencia, y terminó marchándose a Madrid para estudiar Odontología, profesión a la cual se dedica en la actualidad.

Antonio Herrero COPE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.