José Manuel Bermúdez, alcalde de Santa Cruz de Tenerife. Con la satisfacción del reencuentro y a falta de una reflexión final, Bermúdez anuncia que pedirá ayuda a los grupos parlamentarios para que por ley se proteja el Carnaval en zona residencial.

¿Qué balance hace de este Carnaval de junio?

Ha sido un éxito porque la gente ha recuperado la calle y el sentimiento del Carnaval. Para los grupos ha sido muy importante poder ensayar y poder concursar, participar en las galas… elegimos nuestra reina y todo muy bien.

¿Ha sido un Carnaval más de noche?

Creo el calor que se registró el Carnaval de Día del sábado hizo que muchas personas salieran ya por la tarde. Al principio estaba a la expectativa, pero a partir de las seis de la tarde me di cuenta de que había sido un retraso motivado por el calor.

Y los bailes del Entierro de la Sardina y la Cabalgata han sido más multitudinarios.

Sin duda. Se ha demostrado que con las orquestas de aquí podemos tener un gran Carnaval y la gente lo disfrutó. Estuve en varios escenarios y zonas: plaza del Príncipe, La Candelaria… y genial.

Desde el sector turístico se plantea mantener una convocatoria de Carnaval en junio.

Nosotros no podemos tener un Carnaval en junio y otro en febrero; nuestro Carnaval es en febrero. Eso no quiere decir que podamos hacer en verano algún guiño al Carnaval, pero no será un Carnaval con cabalgata anunciadora, ni coso o ingredientes propios de la convocatoria tradicional. Nuestro Carnaval se fija en febrero y tiene también un motivo: viene marcado por la Cuaresma, y además en invierno, desde el punto de vista de promoción exterior, damos una imagen de los atractivos meteorológicos: con buenas temperaturas, mientras en el resto de Europa se pasa frío. Todo tiene un por qué. Yo creo que el calor es un factor a tener en cuenta y podríamos hacer algo en la línea de actividades en la calle y para toda la familia en verano.

¿Qué nota le pone a Alfonso Cabello en su primer Carnaval al frente de la organización?

Siendo un Carnaval muy complejo de organizar, ha sacado una buena nota. El Carnaval se ha celebrado prácticamente sin incidencias, con datos propios de una noche de alcoholemia. Ha sido un Carnaval seguro. Quiero felicitar especialmente al equipo de Fiestas porque esta edición se ha celebrado sorteando muchos problemas desde el punto de vista administrativo: primero, Fiestas de Mayo; luego, Carnaval; ahora, Habaneras y luego, la Gesta del 25 de Julio. Toca hacer aún una reflexión profunda de un Carnaval excepcional y atípico como el que hemos vivido y contamos, también, con el conocimiento y la experiencia de Dámaso Arteaga y Gladis de León, concejales de Fiestas en años anteriores, que aportarán en esa reflexión que hagamos. Ha sido una convocatoria de pocos días, casi sin tregua para descansar.

Tenemos un equipo en Fiestas que es para hacerle un monumento
¿Se ha acabado ya el ciclo de Enrique Camacho al frente de la dirección artística?

Hay que reflexionar, lo vamos a hacer juntos y ver bien qué vamos a hacer. No tenemos una primera conclusión, pero tampoco tenemos mucho tiempo. Esta misma semana hay que tomar decisiones para el próximo Carnaval, que empieza en siete meses. Tenemos que tener ya el cartel, el motivo y los pliegos de contrataciones. Por eso digo que Alfonso está sacando buena nota y el equipo de Fiestas está haciendo un gran trabajo.

¿El escenario del recinto ferial funcionó?

Fue un escenario diferente. Moderno, que dio mucho juego para la televisión, no solo a quienes estábamos en el recinto. En términos generales, gustó. El año que viene, respecto a la distribución, habrá que echarle una pensada para ver si podemos ganar unos metros de fondo o en los laterales, de acuerdo con el plan de seguridad y del recinto. Si eso fuera posible, no parece que la disposición de este año haya sido mala. También hay que intentar corregir un poco la disposición de las gradas, que te hace mirar de lado al escenario, que tampoco pasa nada, porque hay un montón de eventos en el mundo que son así. El objetivo es intentar mejorar algunas de las cosas.

¿Las letras de las murgas pueden quitar al director de la gala? Lo digo por lo que se ha escuchado en el concurso este año.

Si miramos la historia del Carnaval, no hay un director artístico que se haya librado de las críticas de las murgas. Lo que no sé es cómo han tardado tanto, porque a Jaime Azpilicueta le dieron hasta en el carné de identidad, a todos. Ser director artístico tiene sus complejidades y manejar la cantidad de grupos y personas diferentes para hacer una gala no es nada fácil. Hasta mucho habían tardado, y es tradicional, porque no hay director artístico que no reciba críticas a lo largo de su trayectoria, y luego se le recordará con mucho cariño, cuando ya no la haga.

Este Carnaval de junio ha ‘resucitado’ zonas de toda la vida.

La noche del sábado estuve en el Corinto y estaba espectacular y me alegré mucho de que se recupere esta zona. El Águila estuvo genial; Las Celias me contaron que comieron allí y luego fue un espectáculo el ambiente. Me gusta mucho el escenario de la plaza del Príncipe, que es un ambiente familiar a potenciar, tanto de día como de noche. Es muy cómodo. Y por la parte baja, en Francisco La Roche, había mucha gente joven.

¿Funcionó bien El Orche?

Estuve la noche del sábado, hasta las tres y media de la madrugada, y estaba a reventar. Estaba muy bien también.

Al final, ¿hubo acuerdo con los vecinos sobre el ruido?

No, se ha aplicado la ordenanza y el acuerdo que desde hace tiempo teníamos para el Carnaval y se han aplicado limitadores de sonido donde se tenían que colocar. Además se fijó el cierre de la música a las cinco de la madrugada los días flojos y a las seis, en los días de mayor confluencia. Y el Entierro de la Sardina, a las tres, como toda la vida. Habrá que sentarse también para ver cómo combinamos el sonido con los grupos. Hay algunos que tuvieron problemas en la Cabalgata. El limitador salta cuando oye el ruido ambiente en la calle y, si eso ocurre, te baja la música demasiado. Es necesario que la gente se autorregule.

¿Alguna medida con el tema del sonido de cara a 2023?

Vamos a celebrar una reunión técnico-jurídica para proteger nuestro Carnaval mucho más de lo que fija la normativa actual.

¿Cuál es la idea concreta?

Quiero hacer una propuesta a varias fuerzas políticas con representación parlamentaria para modificar lo que se tenga que hacer para que nadie pueda pedir ante unos juzgados que se traslade a otro lugar una fiesta que toda la vida se ha realizado en un sitio.

Pero, ¿no existen garantías con la última modificación de la Ley del Ruido al ser el Carnaval Fiestas de Interés Turístico Internacional?

Hay garantías de que se puede celebrar el Carnaval, pero no se dan garantías de que pueda seguir celebrándose como hasta ahora en el mismo sitio. El sitio se puede cambiar y se puede perder. Si una gente dice que el Carnaval es incompatible con zona residencial y eso un juez lo dicta como sentencia, estamos abocados a sacar el Carnaval del centro, porque el centro es zona residencial y tendríamos que irnos a donde no hubiera gente. Por eso, hay que analizarlo y blindarlo ante quienes cuestionan que el Ayuntamiento no puede garantizar la eficacia de las medidas. Eso supondría acabar con el Carnaval y nosotros tenemos que protegerlo. Es posible establecer medidas extraordinarias. No puede ser que se pida que el Carnaval se vaya de la zona centro, de la zona residencial, a otro lado. Eso acabaría con el Carnaval, como ya ocurrió en Las Palmas, en la época de Cardona.

Humberto Gonar eldia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.