La rápida extensión de la pandemia por las islas y el peaje que se está cobrando en forma de vidas y saturación de los servicios sanitarios ha hecho que el Ayuntamiento haya decidido retrasar dos semanas la celebración del carnaval. Así, el inicio de la fiesta pasa del 11 al 25 de febrero, de forma que la celebración se prolongará hasta el próximo 20 de marzo.

«La decisión, tomada en el contexto actual de casos positivos de covid, llega después de una reunión del equipo de trabajo, que ha valorado positivamente el movimiento en el tablero de fechas», se explica en la convocatoria que remitió este miércoles el Ayuntamiento para una rueda de prensa que tendrá lugar este jueves y en la que se ofrecerán detalles de la configuración final del nuevo programa de actos.

Por el momento, ha trascendido ya que las murgas celebrarán sus dos fases previas los días 2 y 3 de marzo, mientras que la final queda para el día 5 de marzo.

Entre las fases y la final, se manejaba el día 4 de marzo para la celebración del concurso de comparsas adultas.

El martes de carnaval, que es el día 1 de marzo, sigue quedando dentro del programa de actos del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Fuentes consultadas por este periódico indicaron que es poco probable que se cambie el festivo por el perjuicio que puede causar no solo a ciudadanos -pues muchos colegios tienen previsto coger ese día como libre- sino también a visitantes que hayan planificado su viaje a la capital grancanaria aprovechando el puente que se genera.

Esto puede variar la distribución de actos respecto al programa original ya derogado. En el calendario que ahora se modifica, la gala de la reina (25 de febrero), la pregala drag (26 de febrero) y la gala drag (28 de febrero) se concentraban en el fin de semana del puente que formaba el martes de carnaval.

El Ayuntamiento apuesta por celebrar todas las galas y considera que el plazo de quince días dará más tiempo a los grupos para ensayar y superar las dificultades que se han encontrado en las últimas semanas ante las restricciones impuestas para tratar de frenar la expansión de la pandemia.

Así, fuentes del gobierno explicaron que para presentarse a los concursos, los participantes deberán exhibir el certificado de vacunación o, en su defecto, someterse a un test de antígenos.

Más drags
El aplazamiento también dará la posibilidad a muchos candidatos drag a presentarse a la gala. Así, aunque el plazo de inscripción se cerró con veintiséis candidatos, en estos momentos se estudia la posibilidad de reabrir las inscripciones porque hubo varios aspirantes que no pudieron presentarse por incompatibilidad de fechas.

Además, había dudas de que los veintiséis pudieran presentarse por las dificultades económicas por las que atraviesan. «Se caerán dos o tres porque el Ayuntamiento prometió entregar unas ayudas de 2.500 euros antes del 31 de diciembre y no se ha pagado a ninguno», explicaron las fuentes consultadas.

La noticia del retraso de quince días en la celebración del carnaval fue bien recibida por los grupos de la fiesta.

«Era necesario», expuso José María González, presidente de la Federación Insular de Grupos del Carnaval (Figruc), «nadie se lo ha tomado a mal porque era lo lógico, la pandemia del covid-19 está descontrolada y hay que buscar las mayores garantías de seguridad». Sí apuntó, sin embargo, el perjuicio que le puede ocasionar a la murga que iba a venir a participar en el carnaval de Las Palmas de Gran Canaria desde Fuerteventura, Los Gambusinos, que ya tenían contratado el viaje.

Para la presidenta de la asociación de comparsas, Comcarnaval, Celeste Vargas, también resulta positivo. «Se entiende que se haya tomado esta decisión por el repunte en el número de contagios», expuso, «estamos de acuerdo en que se proteja la salud de los participantes y porque nos da más tiempo, plantear una coreografía de dieciocho minutos en apenas dos meses no resulta algo sencillo».

Javier Darriba Canarias7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.