La negativa de la Concejalía de Personal a abonar la gratificación que fija el convenio laboral entre la Policía y el Ayuntamiento chicharrero por «la mayor dedicación y esfuerzos» durante los días de Carnaval ha suscitado una diferencia de criterios en el seno del equipo de gobierno que fuentes municipales adelantan que se resolverán en las próximas semanas, cuando se sucedan diferentes reuniones que permitan un acercamiento de posturas.

Estas «diferencias salvables de criterio» se debe a que la Concejalía de Personal que dirige la nacionalista Purificación Dávila concluye que «no se da el requisito objeto de recompensa del esfuerzo y dedicación que exige la normativa interna del personal funcionario». El informe sobre la negativa a pagar la gratificación que reclama desde el pasado marzo los mandos de la Policía local para los 293 agentes de la plantilla –191,34 euros por guardia– hace constar que no se da la principal premisa «al estar suspendida la fiesta del Carnaval», porque en marzo se celebró una edición virtual.

En los fundamentos de derechos para no pagar la gratificación que compromete al ayuntamiento desde hace 16 años se alude a un decreto del 13 de marzo de 2020, cuando se acordó «suspender toda clase de espectáculos, acto o evento, recreativo cultural, deportivo o de ocio organizados por cualesquiera áreas o entes instrumentales del ayuntamiento».

El área de Personal cree que, para acceder al abono de la gratificación, debe existir «mayor dedicación y esfuerzo que supone prestar servicios durante esos días». Sin embargo, más adelante, en el mismo informe se hace constar que «debido a la situación de emergencia sanitaria que vivimos producida por la Covid-19, que ha supuesto la suspensión del Carnaval en la calle, permaneciendo activa únicamente alguna actividad institucional sin participación ciudadana, viéndose reducida la labor policial a una mera supervisión del cumplimiento del toque de queda y demás normas de prevención contra la Covid-19».

Cambio de criterio
Ayer mismo, después de conocer la negativa de Personal a abonar los 191 euros de gratificación de Carnaval que regula el convenio de la Policía, la concejala del área de Seguridad Ciudadana, Evelyn Alonso, remitió un escrito a su compañera de gobierno Purificación Dávila a la que le «ruega encarecidamente que tengas a bien replantearte las consideraciones de le resolución controvertida, procedas a su revocación y, a continuación, a estimar el abono de la gratificación del Carnaval 2021 en los términos indicados en la propuesta de la Jefatura de la Policía Local y del Director General de Seguridad Ciudadana de fecha de 17 de marzo de este año».

En su argumentación, la concejala de Seguridad Ciudadana discreta de «dos conceptos jurídicos indeterminados como son la dedicación y el esfuerzo» que justifican la decisión de Personal de no abonar la gratificación, argumentando que la Policía «no tuvo esa mayor dedicación y esfuerzo».

Evelyn Alonso hace constar en su escrito dirigido a su compañera de equipo de gobierno que «no resulta cierto» cuestionar la dedicación y esfuerzo, «puesto que sí hubo eventos en el denominado Carnaval Virtual que fueron organizados por esta Corporación Local y que requirieron la presencia la Policía municipal», y adjunta una relación que incluye «Ponte la peluca», el viernes 12 de febrero desarrollado en las calles de Santa Cruz; «La noche de las compras», el 6 de marzo en el recinto ferial; «Santa Cruz, Corazón del Carnaval», en la que se eligió a la guardiana del cetro el 7 de marzo; «La canción del siglo» –donde se eligió a la mejor canción de murgas de las últimas dos décadas–, la reapertura de la Casa del Carnaval o la grabación en espacio públicos de «múltiples» acciones encaminadas al fomento del Carnaval.

Antecedentes
En el informe de 37 páginas elaborado por Personal se hace constar que en el último Carnaval normal que se celebró en Santa Cruz, antes del Covid, en 2020, «se destinaron 263 efectivos, que desempeñaron sus funciones fuera de su jornada laboral, suponiendo un gasto, en concepto de servicios extraordinarios, de un total de 602.568 euros. Así mismo, un total de 310 agentes percibieron en concepto de gratificación por prestar servicio durante los días de Carnaval un total de 66.389 euros».

El área de Personal precisa que en el año 2021, en la edición virtual de la fiesta de la máscara –que este departamento entiende que «se suspendió»–, participaron 93 efectivos frente a los 263 que se movilizaron por el Carnaval 2020, que percibieron por servicios extraordinarios 69.541 euros, frente a los 60.568 euros del «último Carnaval normal».

El mismo informe admite que «es evidente que la voluntad de la gratificación que regula el convenio laboral es la de premiar el esfuerzo y dedicación, según lo hemos definido, del personal policial que trabaja durante el período de Carnaval por la especial intensidad y penosidad que supone el desempeño de su labor durante estas fiestas debido a la gran afluencia de personas que participan en ella durante más de una semana en Santa Cruz, lo que conlleva un aumento considerable de la dedicación y el esfuerzo en sus labores de policía con el objeto de paliar las dificultades que habitualmente se presentan en la regulación del tráfico, la seguridad y la salud pública, hecho que se no produce durante las jornadas laborales normales de cualquier día del resto del año, salvo excepciones puntuales de alguna festividad». Y de nuevo, el latiguillo que desestima el pago del complemento: la suspensión de las fiestas el pasado mes de febrero, lo que llevó a la policía a limitarse «única y exclusivamente a la supervisión del cumplimiento de medidas anticovid adoptadas, asegurándose de que no se produjera ningún tipo de celebración que conllevara aglomeraciones no permitidas».

Indignación en la Policía
El decreto de Personal que se opone al pago de la gratificación ha despertado la indignación de la Policía local, que recuerda que «no se trata de horas extras, sino de una gratificación que recoge el acuerdo que regula la relación laboral entre ayuntamiento y agentes desde el año 2005», explica Jesús Illada, del CSIF. «Dicen que se suspendió el Carnaval, pero sí se destinó una partida al pago de los grupos oficiales de la fiesta, o se abona los servicios extras a los escoltas», añade, para preguntarse: «entonces, ¿hubo o no Carnaval?».

Illada evidencia su malestar porque desde Personal se entre a interpretar la normativa, cuando han sido los propios mandos de la policía quienes reclamaron desde marzo el abono de la gratificación. «Se habla de la labor desarrollada durante el toque de queda, cuando ya no estaba en vigor», precisa, para lamentar: «Así es como nos premia el ayuntamiento el sobreesfuerzo realizado durante la Covid-19, quitándonos un derecho». Y recuerda que Personal ya desestimó el complemento de productividad para los agentes por la labor excepcional desarrollada durante la pandemia, aunque se resignan porque no está regulado en convenio, no así el caso del pago de la gratificación de Carnaval, mientras Illada insinúa emprender acciones sindicales a la vuelta del verano si no se abona.

El socialista Florentino Guzmán Plasencia, en la oposición y anterior responsable de la concejalía de Seguridad Ciudadana, fue el primero que destapó la negativa de Personal a abonar la gratificación, y aseguró que «se trata de una injusticia manifiesta», por lo que exige al gobierno que se cumpla con el pago comprometido a la Policía local.

Además, Plasencia también trajo al recuerdo el esfuerzo realizado durante la pandemia por los agentes, como para que ahora se les pague negándoles lo que es un derecho laboral.

Humberto Gonar eldia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.