Después de las cinco de la tarde, cuando ya el Coso habría salido sin la prohibición de covid de este año, Diablos Locos se echó a la calle.

Desde su cartel general en La Candelaria se trasladaron con una fantasía Antología del disparate trónico para interpretar a las puertas del teatro Guimerá su pasacalle para la dirección de Tomi Carvajal y los acordes del maestro Víctor Asensio. 


Aunque nos hubiese encantado compartir como siempre este momento con todas esas personas que nos esperan en la Avenida Marítima, este paseo disfrazados nos ha llenado de ilusión, compartida con todas esas personas que nos fuimos encontrado.
Porque el Carnaval siempre se mantiene vivo.
#Diablos22?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.