El anterior concejal de Fiestas y Actividades Recreativas, el socialista Andrés Martín Casanova, realizó durante casi el año que estuvo al frente 214 contratos menores para suministros y servicios por un importe de 1.367.887 euros. El dato contrasta con el objetivo que se había trazado el propio Martín Casanova al inicio de su mandato al frente de Fiestas: licitar todo lo relacionado con los festejos de la ciudad, llegando a asegurar entonces que “cuando tienes algo previsto que sabes que necesitas por la experiencia de años anteriores, tienes que sacar un concurso público”.

Las palabras del concejal socialista se quedaron en una declaración al tramitar 214 contratos menores. 75 se tramitaron con solicitudes de varios presupuestos y el importe total de esta tramitación ascendió a 526.819,56 euros. Los 139 contratos menores –tramitados con adjudicación directa, bien por ser inferiores a los 3.000 euros o por ser artísticos– suman un importe total de 705.068,34 euros.


Contratos con presupuestos

Entre los contratos menores que cuentan con varios presupuestos se evidencia el gasto para notas de prensas, el mantenimiento de la web y la compra de fotos y vídeos –en total, casi 45.000 euros, que se dividieron en tres lotes–. Otros servicios más básicos, como la contratación de cabinas sanitarias para la Cabalgata anunciadora, supusieron un desembolso de 841 euros.

2020 fue la primera navidad del cambio de gobierno –en manos socialistas– y también supuso un cambio de vestuario en los participantes en la Cabalgata de Reyes, que costó 9.700 euros, a los que se suman 4.200 que se abonaron por los 32 personajes fantásticos que se construyeron para el desfile.

La relación permite conocer el coste del servicio de azafatas que estuvo en la gala y los concursos del Carnaval (13.162,50 euros) o lo que se abona por el servicio de interpretación en lengua de signos para todos los actos que desarrolla Fiestas durante el año (11.500 euros), más económico que los pasajes de los miembros del jurado y los artistas de la pasada gala de la fiesta de la máscara (14.950 euros). Imprimir los carteles así como los programas de Carnaval, Fiestas de Mayo, Navidad y otras publicaciones de la concejalía costó más de 23.000 euros en plena era digital.

Los vinilos antideslizantes que se colocaron en la gala de elección de la reina con los nombres de las empresas patrocinadores costaron (7.515 euros) más caro que la política que suscribió Fiestas para cubrir la cobertura de accidentes colectivos en los actos del Carnaval en la calle (7.000 euros).
Más allá de los actos de la fiesta de la máscara, Andrés Martín Casanova abonó 14.017 euros a la empresa Producciones de Eventos por un autocine que se organizó con motivo de las Fiestas del Carmen en la capital tinerfeña.

El pago de estos expedientes han sido satisfechos o están aún en fase de tramitación.

Humberto Gonar eldia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.