Enrique Camacho, director artístico del Carnaval 2023, y los representantes de los grupos coreográficos, murgas infantiles, rondallas, agrupaciones musicales y murgas adultas, por este orden, protagonizaron un maratón de reuniones en la tarde-noche de ayer para fijar las normas de juego tanto en los concursos como en las galas. Como común denominador para todos los certámenes, la incorporación de Yaiza Suárez como mano derecha de Camacho y encargada de los certámenes.

A partir de ahí, novedades por categorías. Las rondallas volverán a celebrar su certamen, el domingo 12 de febrero, en el Auditorio de Tenerife, en vez del teatro Guimerá, como ocurrió en el Carnaval de junio, o la concesión que hacen las murgas que hacen la concesión de mantener la publicidad y los colchones de Televisión Canaria entre cada grupo y con eso se garantiza la actuación completa de cada murga, para evitar lo que ocurría en el pasado. En el encuentro con el género rey, Camacho contó con el realizador de la Televisión Canaria, Jorge Salamanca, que explicó cuando le dejaron el papel que juega el ente público en la emisión, así como de la letrista Raquel García que protagoniza el cambio de cromos de Enrique Camacho, que deja atrás a Pablo Moreno y Lolo Tavío –coordinadores de las murgas adultas e infantiles, respectivamente, en la edición de la canción censurada–. Raquel García regresa al equipo artístico para el número conjunto con un triunfo: José Antonio González El Flaco, de los recordados Singuangos, que hará la letra y el montaje.

De resto, tanto los portavoces de las murgas adultas e infantiles como los de las agrupaciones musicales recriminaron la falta de información de la organización a la hora de aprobar las bases, llegando a recordar que el concejal les anunció una reunión en septiembre que no se celebró. El gerente del organismo autónomo, Guillermo Martínez, explicó que Fiestas decidió después de esa reunión enviar un enlace a los grupos para pedir sus sugerencias e incluirlas, si las consideraba de interés o ajustadas a las posibilidades técnicas. Ayer muchos no sabían ni se habían aprobada. «Están en la web y mañana (por hoy) les mandamos el enlace al grupo de whatsapp para que las tengas. Pido disculpas por la falta de comunicación», dijo Guillermo Martínez, quien informó a modo de bendición de urbi et orbi que hay grupos que tienen problemas con la Agencia Tributaria, por lo que se dividirá el expediente del primer pago para abonar a la mayor brevedad a quienes están al día; eso supondrá un retraso sobre las previsiones hasta final de mes, aunque Martínez se compromete a ganar tiempo al mes.

Grupos coreográficos
Los representantes recordaron que se dejaron en saco roto la propuesta de fijar, junto a los premios de Presentación –mejor disfraz– los de Interpretación, además de lamentar las pésimas condiciones en las que desfilaron en la Cabalgata; incluso alguno pagó 500 euros por un sonómetro –casi tanto como el dinero que recibe de Fiestas– y al final no pudieron desfilar bailando. Sobre su actuación en la gala infantil, pidieron rotar para que no sean los mismos grupos siempre y Camacho tendió la mano: si quieren, actuaciones individuales o en algunas conjuntas, fórmula esta por la que se decantaron. La novedad, estarán en la elección de la reina que, por lo que adelantó el director, será la más numerosa desde 2015 para recrear Nueva York con actuaciones de Carnaval; o sea, de grupos de Carnaval que preparan número exprofeso para la noche de la reina adulta.

Murgas infantiles
Lamentan que se aprobaran las bases sin contar con ellos, aunque se les prometió, y el gerente explicó que se les remitió un cuestionario. Aún así, no entienden por qué la organización mantiene el mínimo de 20 –que garantiza que no desaparezcan– o se mantengan percusionistas mayores de edad, una medida de transición por el Covid. «Solo espero que para el Carnaval 2024 todo vuelva a ser como antes», dijo Fran Conde, de Retorciditos, que reivindicó dos canciones y no una sola como se decidió. Hubo tiempo para el reproche por el trato en la gala o incluso guaguas que no llegaron… O hasta sobre la colocación del jurado, que nada tuvo que ver con la disposición privilegiada que se les reservó en las murgas adultas a la ubicación junto a los técnicos, más retirados del escenario, de las tres fases de las murgas infantiles.

Rondallas
Israel Espino, director de la ganadora El Cabo en el Carnaval de junio, se encarga del número conjunto. También se informó que el certamen volverá al Auditorio, si bien hay problemas para garantizar los ensayos previos al concurso, pues los grupos piden probar el sonido donde se celebra el certamen. Acudió el Orfeón, quien pidió aclarar los días de ensayo para la gala para poder acudir a la gala de la reina.

Agrupaciones musicales
Con las ausencias de Salsabor y Los Yuppies, cayó como un jarro de agua fría saber que el primer pago de la contratación se retrasa a final de mes por problemas de grupos con reclamación de la Agencia Tributaria. También se comentó que las bases se aprobaron sin tomar en consideración su propuesta de hacer dos fases previas, a modo de lo que ocurre con las murgas. Juani Febles, de la ganadora Caña Dulce, dirigirá el número conjunto para la gala de la reina adulta.

Murgas adultas
El director de Diablos, Maxi Carvajal, planteó a Camacho por qué insiste en la actuación conjunta de 200 componentes que no representa a la murga, con el apoyo de Bambones -partidarios de recuperar la fórmula de que cantara la ganadora del primero de Interpretación-, una propuesta que pasó sin pena ni gloria y se rescató el número conjunta tras dar explicaciones de la canción censurada que no fue censurada, según Camacho. Con Juani Padilla, de Desbocados, como el Pepito Grillo de la modalidad, también pidieron explicaciones por las bases, algo que secundaron otros compañeros, mientras Tras Con Tras, entre otros y con el apoyo de Bambones, recordó los problemas de sonido. «Yo tampoco entiendo por qué el sonido comienza a funcionar en la tercera murga», reconoció hasta el director. Lamentos por el abuso de la publicidad y las demoras entre grupo y grupo, pero al final… la aceptan para que la tele les garantice su retransmisión desde el primer al último acorde. Al final la fórmula de colocar una portería para que los grupos monten sus parafernalias tanto despertó mucha ilusión; claro que no estaba en la reunión Zeta-Zetas.

Humberto Gonar eldia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *