Hay personas que al irse de esta vida deja, por alguna razón, una huella imborrable, y esto hace que siempre les recordemos, que siempre les tengamos presentes. Es el caso de Nilo Caparrosa, el trompetista de origen dominicano, que falleció de forma repentina el pasado mes de marzo, y que los chicharreros recuerdan, con mucho cariño, por amenizar, con su música, durante más de 15 años, a todo aquel que transitaba por la céntrica calle del Castillo, en la capital tinerfeña.

Nilo nació el 26 de septiembre de 1957, en la República Dominicana, se trasladó en el año 1989 a Madrid, donde tuvo la oportunidad de colaborar en una grabación con Juan Luis Guerra. Después se vino a Tenerife, donde finalmente vivió durante 35 años. Un tiempo en el que puso en marcha varios proyectos musicales como Dominación Canarias y Magnética Banda. Fue un tiempo en el que, sin duda, hizo de la isla, y, concretamente de Santa Cruz, su hogar, y en el que todos le acogieron y valoraron.Este es el motivo por el que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, a través de la Concejalía de Cultura, ha decidido rendirle un tributo a este artista urbano, con un mural en el que se pueden ver dos imágenes del músico tocando su trompeta, el instrumento por el que era conocido. Se trata de un fresco de grandes dimensiones, que está pintando Matías Mata, de Sabotaje al Montaje, y que no está dejando indiferente a nadie. Ni a la gente local ni a los turistas.

La obra, que mide más de 16 metros de alto y casi seis de ancho, unos 100 metros cuadrados de mural, se localiza en una de las paredes de la zona donde solía tocar muchos días Nilo Caparrosa, en la calle del Castillo, a la altura de la de Valentín Sanz.

Matías Mata señala a DIARIO DE AVISOS que lleva trabajando ya siete días y que espera terminar este domingo para que pueda ser presentada en público, por parte del Ayuntamiento de la capital, a principios del mes de septiembre.
Explica Mata que está “muy contento y agradecido”, no solo porque cree que con este trabajo se profesionaliza aún más su sector, sino por el hecho de que hayan contado con él para este proyecto, en pleno centro de Santa Cruz, donde hacía mucho que no pintaba.

Además, cuenta que durante estos días han sido muchas las personas que se han pasado y han estado observando el trabajo que está realizando y por el que, por cierto, es conocido, también, desde hace más de 30 años.
“Es el mural, de todos los que he hecho hasta ahora, en el que más gente he visto sacando fotos y vídeos. Es verdad que está en una calle muy transitada y que una obra así siempre llama la atención, pero, además, si el protagonista es alguien querido como lo es Nilo, eso influye sin duda. Hay mucha gente de paso, muchos turistas, y también muchas personas que no sabían que Nilo había fallecido. Hay de todo. Que la gente se pare y reconozca tu trabajo, pues es muy positivo y yo, sinceramente, estoy muy contento”.

Entre todas esas personas que estos días han visto cómo trabaja Mata en el mural, se encuentra una muy especial. Se trata de la hija de Nilo, la también artista y joven cantante Sislena Caparrosa, que no pudo contener las lágrimas al ver, plasmada en la pared, la imagen de su padre al que muchos conocían como ‘el trompetista de la sonrisa eterna’.
“Al tercer día de estar pintando apareció Sislena, la hija de Nilo, y me emocioné al ver cómo lloraba. Ha sido muy bonito ver que su hija reaccionaba así al ver mi trabajo”.

Fue un momento en el que la joven cuenta haber sentido algo inexplicable. “Se me pusieron los pelos de punta y me puse a llorar. Es que parece que está ahí. Es él, tal cual. El trabajo de Matías me parece sobrenatural. De verdad que no tengo palabras para describirlo. Es real. Una cosa es verlo por Internet, en fotos, y otra es verlo en persona. En persona la diferencia es abismal”.

Reconoce, como todos los chicharreros, que su padre merecía el homenaje “por su música, por haber alegrado las calles de Santa Cruz durante tantos años, por su saber estar, por su simpatía y por su alegría” y cree que le hubiera encantado. Dice que seguramente hubiera reaccionado diciendo: “Sislena, mira. Ese soy yo. Soy famoso, viste. Ya soy famoso”. (Sonríe al contarlo).

El mural se encuentra en un espacio en el que, en muchas ocasiones, Sislena, conocida por su gran voz, y por ganar importantes programas de talento en España, como Tú sí que vales en Telecinco, en 2013, con su interpretación de Nessun Dorma, de Puccini, estuvo con su padre cantando.
Este mural es una obra que el Ayuntamiento de Santa Cruz tiene previsto inaugurar el próximo mes, en una cita a la que Sislena cree que va a acudir mucha gente y en la que le gustaría “cantar algo”, aunque reconoce que no sabe si la emoción le dejará hacerlo. Dice que le encantaría, pero que tal y como ha reaccionado viendo el mural, no sabe si será capaz.

Mientras llega ese ansiado día por todos, Matías Mata, el pintor, recibe mensajes desde todas las partes del mundo, a través de las redes sociales. Mensajes de artistas y personas que conocían a Nilo, y que se alegran de que se le rinda este entrañable homenaje.

Sislena, por su parte, continúa los pasos de su padre y prosigue cantando porque asegura que él “quería que fuese una estrella” y a ella le gustaría lograrlo.

Acaba de llegar de la Península, concretamente, de la Comunidad Valenciana y de Castilla la Mancha, por donde ha estado de gira. Cuenta que tiene proyectos a corto y a largo plazo. Va a abrir un pequeño negocio, una pequeña tienda tipo 24 horas, en Arafo, lugar donde actualmente reside. Además, dice que está “muy ilusionada” porque dentro de poco empezará a grabar música y por proyectos de cara al año que viene, que “seguro que van a gustar mucho a la gente”.

Sin duda, un talento que le viene de familia porque no solo su padre, Nilo Caparrosa, era músico, sino también lo fueron su abuelo paterno y su madre, que era cantante.
Seguramente este no sea el único homenaje que se le haga a Nilo. Cuando falleció, hace ya cinco meses, su amigo Simone Turinese, presidente de la Asociación de músicos callejeros de La Laguna, pedía que el festival Callejearte, que se celebra habitualmente el Parque de Las Mantecas, pase a denominarse Festival Nilo Caparrosa. Además, su hija indica que le gustaría que su padre también tuviera un busto para la posteridad

Sofía Negrín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.