Los desfiles de Carnaval y Llamadas quedaron suspendidos en Montevideo para evitar el “riesgo de contagio” por la covid-19, anunció el pasado viernes la Intendencia (gobierno regional) de Montevideo.

En un comunicado remitido a los medios, el municipio indica que “considerando que la organización de los desfiles conllevan un alto riesgo de contagio en las presentes condiciones”, se resuelve “la suspensión” de los desfiles de Carnaval y Llamadas, además “de los corsos barriales”.

La Intendencia de Montevideo (IM), cuya nueva regidora, Carolina Cosse, asumió este jueves el cargo tras ganar las elecciones del 27 de septiembre, tomó esta decisión, explica la nota, de acuerdo con las agrupaciones DAECPU (Directores Asociados de Espectáculos Carnavalescos Populares del Uruguay) y AUDECA (Asociación Uruguaya de Candombes).

El comunicado agrega que, para resolver esta suspensión, se contactó con las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MSP) “en el marco de una política de gestión de riesgos y teniendo en cuenta los documentos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) referidos al cálculo de los mismos en los eventos públicos”.

La suspensión de estos desfiles supone un duro golpe para el Carnaval montevideano, el más largo del mundo -se extiende durante unos 40 días-, porque los desfiles, especialmente el de las Llamadas, concentran la atención de numerosos locales y visitantes.

En un verano (austral) en el que las fronteras del país estarán cerradas al turismo extranjero, la llegada de uruguayos de otros departamentos (regiones) para el Carnaval hubiera supuesto un alivio para uno de los sectores que más sufre la crisis de la covid-19.

En el desfile de Carnaval, puede verse en la avenida 18 de julio, la principal de Montevideo, una pequeña muestra de lo que las murgas y comparsas ofrecen después en los tablados de concurso.

El de Llamadas es el más característico de esa festividad, ya que durante dos días consecutivos las comparsas de negros y lubolos (blancos pintados de negro) recorren la calle Isla de Flores, en pleno Barrio Sur montevideano, tocando tambores de candombe y exhibiendo la cultura afrouruguaya.

Desde que el 13 de marzo se decretó la emergencia sanitaria por covid-19 en Uruguay, el país suramericano llegó a 5.117 casos acumulados este jueves y alcanzó un récord de casos activos, con 1.022, de los que 564 están en Montevideo, el departamento más afectado del país.

De los 3,3 millones de habitantes que tiene Uruguay, aproximadamente la mitad reside en la capital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *