Historia, arquitectura, ambiente cosmopolita y por supuesto, buen tiempo. Santa Cruz es el corazón de la isla de Tenerife, un enclave privilegiado en una isla que lo tiene todo. Se trata de una ciudad capaz de aunar la tradición que destilan sus barrios añejos y su puerto de pescadores con las mejores infraestructuras para que el visitante disfrute de todo lo que necesita.

Y es que este espíritu de vitalidad que se respira en la capital de las islas Canarias es uno de sus atractivos. Es una motivación adicional para descubrir todo lo que ofrecen sus barrios, empezando por el casco histórico. Es allí donde aún se pueden encontrar vestigios del pasado de la urbe, como el Castillo de San Cristóbal, cuyas ruinas pueden contemplarse en la plaza de España, y que fueron la punta de lanza de la defensa de la ciudad frente a las invasiones. No obstante, uno de sus hitos es el cañón Tigre, con el que se alcanzó al almirante Nelson en 1797.

Son construcciones que rivalizan en interés con otras que hablan de la historia de la isla y que dan personalidad al centro de la urbe. Es el caso de la iglesia de la Concepción -una de las más antiguas de la isla-, del siempre bullicioso Mercado de Nuestra Señora de África, o de rincones como la plaza del Príncipe de Asturias, el Museo de la Naturaleza y Arqueología o el Museo Militar, entre muchas otras alternativas.

Pero la historia se mezcla también con el arte contemporáneo en Santa Cruz. Concretamente en La Rambla, donde se halla una atractiva colección de esculturas en la calle. En el resto de la ciudad, este maridaje entre pasado y modernidad es palpable en puntos como el Cabo Llanos, donde se ubica el Auditorio de Tenerife Adán Martín, diseñado por Santiago de Calatrava, un ilustre vecino de la Casa de la Pólvora o del Castillo de San Juan, que data de 1643.

Es precisamente en ese entorno donde el visitante también puede regalar a su vista la contemplación del Parque Marítimo César Manrique, un lugar ideal para relajarse en cualquier época del año ante la presencia del contraste de la oscura piedra volcánica y del azul intenso de sus piscinas. O del Palmetum, un jardín botánico de 12 hectáreas que ha hecho de lo que fue un vertedero en un proyecto único que alberga la mayor colección Botánica de Palmeras de islas tropicales del mundo.

Mirando al océano

Muchos de los visitantes que viajan hasta Canarias lo hacen pensando en disfrutar del clima benigno y de sus playas. Y no es para menos, ya que la exhuberante naturaleza de la isla regala al turista parajes de arena negra espectaculares (como Benijo, Almáciga o las Gaviotas) o extensiones de arena dorada de ensueño como la que ofrece la Playa de las Teresitas, a escasos siete kilómetros de Santa Cruz.

Pero quedarse a nivel del mar es solo una de las opciones para disfrutar de la naturaleza que jalona Tenerife. Porque Santa Cruz combina esta mirada al mar con recursos naturales incomparables. El más obvio es el Macizo de Anaga, que corona la ciudad y que es Reserva Mundial de la Biosfera. En realidad es una formación que delata esta versatilidad paisajística de la ciudad, dado que si bien pueden observarse las cumbres recortadas, los valles o los barrancos, sus líneas también alcanzan el océano formando playas de arena negra.

Pero lo que resulta más llamativo si cabe en este escenario es la vegetación. Y es que los bosques milenarios de laurisilva, la bruma que envuelve su profundo color verde, o los olores de tierra mojada configuran una estampa inolvidable para el que se adentra en este lugar tan sorprendente y mágico.

Carnaval, alegría a raudales
Junto a las playas, puede que la imagen más obvia que se tenga de Santa Cruz es la de sus afamados carnavales, una cita que cada año tiñe de color, música y pasión la ciudad. Además de su aspecto más lúdico, el Carnaval es una manifestación cultural con un sentido especial. Y transmitir este significado es lo que pretende la Casa del Carnaval, un espacio creado en 2017 repasa la historia, los entresijos y los hitos más importantes de esta festividad tan popular.

Pese a su reciente apertura, este museo, con más de 1.000 metros cuadrados, está llamado a convertirse en una plan imprescindible para los visitantes incluso ahora, gracias a que el centro ha dispuesto todas las medidas sanitarias. Además, se puede reservar la visita gratuita a través de la web www.casacarnavalsantacruz.com.

Gastronomía propia
La gastronomía canaria es bien conocida gracias a elaboraciones tan conocidas como el las papas o el mojo pero este universo de texturas, sabores y planes gastronómicos también están guiados por productos como el queso, el vino, grandes representantes de la cocina de la zona. Todas estas propuestas están representadas en los establecimientos de Santa Cruz, que puedes conocer en www.degustasantacruz.com.

Descanso, aventura, sol, playa, bosques o cultura e historia. La capital canaria tiene un plan para cada persona. Puedes planificar el tuyo en www.elcorazondetenerife.com porque lo mejor es vivirlo.

G.M. Elespanol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.