El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana llevará al pleno de este mes dos expedientes para proponer sendas modificaciones presupuestarias que harán posible que el actual gobierno local pague a lo largo de este año 10,6 millones de euros (10.675.252) de aproximadamente 1.400 facturas atrasadas con los proveedores desde 2017 hasta 2020. Según el edil de Hacienda, Antonio Pérez, con esta operación el consistorio habrá conseguido saldar casi toda la deuda que estaba pendiente hasta el 31 de diciembre del año pasado. Si se suma este abono a otro esfuerzo anterior, de 14 millones, para pagar este tipo de facturas, el ejecutivo que dirige Conchi Narváez habrá saldado ya 24 millones, la mayoría, aclaran, derivados de mandatos anteriores.

Este trámite permitirá, por ejemplo, abonar los gastos por los carnavales de 2020, de los que se adeudan 685.760 euros de un total de 1,1 millones de euros que corresponden a la concejalía de Festejos y que también quedarán saldados. En realidad esta cuantía se subdivide en varios expedientes de gastos, entre los que están los generados para las fiestas municipales o, por ejemplo, para publicidad y propaganda de esta misma área, de Festejos, por la que se van a pagar 66.161 euros.

Con todo, según los datos aportados por el gobierno municipal, entre los expedientes que figuran en los dos listados sobresale, por su elevada cuantía, uno de 2,6 millones de euros para el servicio de playas y otro de 2,08 millones para la limpieza de las oficinas municipales. También están recogidos 745.920 euros para recogida de residuos o 645.762 para alumbrado público.

Una de las modificaciones será vía transferencia de crédito, que ascenderá a 887.173 euros, y la otra, vía suplemento de crédito por un importe de 9,7 millones de euros (9.788.079). Con estas dos modificaciones el Ayuntamiento tendrá de plazo hasta que acabe este año para hacer frente a deudas que han pasado a la llamada cuenta 413, donde se incluyen gastos en inversiones, bienes o servicios recibidos que no estaban amparados por un contrato (en la mayor parte de las veces, porque ya está vencido) o porque no dio tiempo a tramitar la factura en el ejercicio presupuestario que le correspondía.

El desbloqueo del pago de toda esta ingente deuda ha sido posible gracias a dos factores, Por un lado, apunta el concejal, «por la suspensión de las reglas fiscales», propiciada por el Gobierno central, que permite a las administraciones locales de toda España usar parte del remanente de tesorería para estos pagos. Y por otro lado, por la elevada cuantía que en San Bartolomé tiene ese remanente de 2020. Asciende a 222,18 millones de euros, de los que el Ayuntamiento, por los cambios introducidos recientemente en la legislación, puede disponer de unos 11 millones. De esos 11 el gobierno local quiere gastar 10 en saldar esta deuda.

«Proceso arduo y de gestión»
Tras un periodo de 30 días de exposición pública, el Ayuntamiento ya podrá empezar a disponer de ese dinero, para lo que deberá iniciar las correspondientes revisiones de oficio para reconocer cada una de esas facturas e «indemnizar» a los proveedores de obras, servicios o suministros. Explica el concejal que será «un proceso arduo y de gestión de muchas facturas».

Gaumet Florido Canarias7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.