Dalia Martín Almeida amaneció este lunes transformada en una reinita planetaria. La Reina infantil del Carnaval de La Tierra 2022 andaba esta mañana por el escenario del Carnaval como flotando entre nubes, como la protagonista de un sueño, tan solo varias horas después de la gloriosa noche en la que fue coronada.

Este lunes no fue a clase porque apenas durmió la noche anterior, debido a los problemas para conciliar el sueño con tantas emociones y alegrías y además tenía que atender a los medios de comunicación. Hasta las cinco de la mañana estuvo sonando el móvil, confiesan sus padres Erika Almeida e Israel Martín.

No es extraño que Dalia Martín haya conquistado al jurado con su desparpajo y su arte para interpretar su fantasía de lecherita, porque practicamente le han salido los dientes en el escenario de Santa Catalina. Sus padres son carnavaleros y de casta le viene a la galga.

Ahora tiene nueve años, pero tan solo contaba tres cuando protagonizó su primera gala carnavalera, como bailarina, en la obertura de la gala de la Reina.

Cuando apenas levantaba cuatro palmos del suelo participó metida en la piel de una abeja y la última, en 2020, se transmutó en sirena. Con este precedente, no sorprende que la actual soberana terminara participando como candidata al Trono Infantil y tampoco que se hiciera con la corona.

“Amanecí muy contenta y orgullosa. Me lo estoy empezando a creer. Esto es un sueño porque hay muchos niños que se quieren presentar a esta gala y es muy difícil y yo he conseguido el reinado de esta maravillosa gala”, aseguraba la reina chica, muy seria, muy consciente de su papel; luciendo en su cabeza la corona de la que no se había despegado en las últimas 12 horas. “No dormí con ella, pero la puse al lado, en mi escritorio. Le prometí a la Virgen María que se la iba a dejar tres meses. Y mi madre prometió que dos domingos iba a verla a Teror”, si salía elegida, explica.

Aunque se confiensa emocionada con su trono, tampoco tiene claro que se presente en un futuro a la gala de Reina del Carnaval. “No sé si me gustaría ser Reina cuando sea mayor”, confiesa. “Me presenté a este concurso porque es muy infantil, me gustan los carnavales y me quise presentar a esta gala tan maravillosa. Pisar este escenario es un sueño para mí. Sentí mucha ilusión y mucha fantasía porque pisar el escenario y ver a toda la gente que te apoya es maravilloso”.

De mayor le gustaría ser “profesora o alcaldesa”, aunque tampoco lo tiene muy claro, mientras añade poco después que tampoco descarta ser bailarina.

Además de estudiar cuarto curso de Primaria asiste a clases de baile desde pequeñita. A ella lo que le gusta, aclara, es el baile urbano, el baile moderno. “Todavía no sé muy bien lo que quiero ser porque soy pequeña”, admite esta reinita que se define a sí misma como muy responsable, algo que no hace falta que aclare porque desprende sensatez y una insual madurez para su edad por todos sus poros.

“Yo soy una persona bastante responsable la verdad, porque suelo sacar buenas notas. Soy responsable con los estudios y hago lo que hace normalmente una niña y voy a baile. Cuando me ofrecieron presentarme a esta gala fue un sueño hecho realidad. Y Todavía estoy soñando. Yo desde chiquitita he estado metida en los Carnavales, porque mis padres son carnavaleros y a mí me encantan”.

Rompió a llorar cuando el presentador José Carlos Campos pronunció su nombre como la nueva reina chica. No fue la única, todos los miembros de su familia se vieron inmersos en un auténtico mar de lágrimas, pero “de alegría”, aclaró. “Mi madre se puso muy contenta. Casi toda mi familia se puso a llorar y me dio mucha ilusión porque todo el mundo se puso a llorar y los ví llorando y no quería que lloraran pero fue una sensación muy bonita la verdad”.

Cuando salió al escenario vestida con su fantasía de lecherita denominada ‘Muchacha, no me digas ni mú’, toda ella rodeada de vacas, asegura que pensó en sus diseñadores, Kevin Rodríguez y Enrique González, “que me hicieron este maravilloso traje, en Holiday Wordl Maspalomas Center, por presentarme, y en mis padres y toda mi familia, por apoyarme”.

Además de sus incursiones en la obertura de las galas de la Reina, Dalia Martín ha visto desde que recuerda la gala de la elección de la Reinita. “A veces la veía por You Tube y a veces venía al parque y me sentaba en las gradas. Recuerdo que mi padre me dijo : “tu próxima gala va a ser presentarte a Reina Infantil del Carnaval». Ydicho y hecho. Antes de terminar la entrevista quiere aclarar que otras participantes de la Gala Infantil “han merecido ganar” y lanzar un mensaje de “mucha fuerza a Ucrania, que lo está pasando mal, la verdad. Todavía no me entero de las cosas políticas, pero le doy mucha fuerza a Ucrania porque no me gustan las guerras para nada”.

T. G. S. La Provincia - Diario de Las Palmas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.