“Ya no saldrá mas a la calle… Ya no se pondrá más un disfraz… Y mucho menos disfrutar como tal… No habrá ni una sola esquina ya que sea ideal… Ya no canta su murguero, ahora si que su hora llegó… Ya el pueblo nunca más escuchará su voz… Una por una seguirán animando pero faltara una… Faltará ella… ¡La Traviata!”. Moisés Afonso, directivo de la que ha sido la murga de El Toscal los últimos diecisiete años, remite este escrito que confirma el adiós de esta sociedad que ya había renunciado a salir al Carnaval 2022 esgrimiendo la incidencia del covid y los problemas para combinar los ensayos con los compromisos familiares y profesionales de sus compañeros.

En el escrito de Moisés Afonso se hace constar que “el pasado 8 de abril será un día marcado para El Toscal, más concretamente para la Calle San Martín número 42… Ese día Juan Francisco Diaz Castillo comunicaba a su familia murguera que hasta aquí el andar de La Traviata tras 17 años… Entre lágrimas escribía para todos sus componentes lo siguiente: Bueno, no me gustan las despedidas pero me debo a mi pueblo, a mi afición y todos los que fueron parte de la.Murga La Traviata. Les tengo que dar las gracias por haberme hecho la persona más feliz del mundo”.

“Empecé con 8 años, siendo un niño, fundador de Ni Pico-Ni Corto de Domingo Ortega. Treinta años de mi vida estuvieron ahí, dándolo todo año tras año, hasta que un día me fui a Chinchosos, donde estuve dos años”, explicó Juan Díaz a su murga.

“Quería algo mío y así fue. Daniel Álvarez Cantero me propone sacar una murga y Leti, su mujer, pone sobre la mesa el nombre de La Traviata. Empezando de cero, solo con el 25 % de la subvención. Y así 17 años trabajando con un gran grupo de murgueros como Juani Febles, Jose el Bola, Basilio, Cristo, el Flaco, Lalo y muchos más”.

“Si, diecisiete años, pero llego la pandemia y la verdad me di cuenta que egoístamente me había olvidado de los más importantes, que eran mi mujer, mi hija y mi nieto, a los que le he robado tiempo para dedicarme en cuerpo y alma a esta murga”, explica el que fue su presidente y fundador.

La murga La Traviata termina su andadura en el Carnaval dándole gracias “a los componentes, a la afición, al pueblo, a todas las murgas y amigos que hemos conocido, a la prensa, a la que ha escrito bien y la que no tanto, a los que respetan la decisiones de los grupos y a los que no, a los que se fueron siendo La Traviata como Moisés y Víctor El Telefónica. Sólo me queda decir: Gracias Carnaval. Gracias Santa Cruz y Ahora”.

La comunicación del 8 de abril “fue un momento duro pero tal vez una muerte anunciada, ya que La Traviata venía con patalogía, no se había vacunado de ese dichoso ” bicho” y encima vino con todas las variantes”, cuenta Moisés Afonso.

Josechu Álvarez, la cara visible de este colectivo, también mostró su sentimiento después de su dilatada trayectoria: “Escribo este texto para agradecerles a todos aquellos que dedicaron su tiempo a escuchar a La Traviata. Era ilusionante preparar un repertorio para ustedes, a sabiendas de que habría detractores y partidarios de nuestro estilo, pero para gustos colores. No les podría explicar las sensaciones que he sentido estos 12 años al frente de la murga, recibir sus aplausos era macaronésico!. Siempre fue mí primero de Interpretación. Acaba aquí, junto con La Traviata, nuestra etapa juntos. Me llevo muchísimos recuerdos que quedaron grabados para siempre, esos instantes los viví intensamente. Gracias a todos los que en mis estos doce años en la murga participaron en ella y la hicieron llegar a tocar el cielo. No los puedo nombrar a todos porque seguro me dejaría a algunos en el tintero, pero a quién no me voy a dejar en la vida es a mi tío Juan. De su mano empecé en 1984, murga infantil, murga adulta. Él por dos veces me dio la oportunidad de estar al frente de dos murgas: una que amé y La Traviata que la amaré por siempre. Gracias, tío Juan”.

“Ya se terminó. Le digo adiós no sin antes escribir por última vez, ya que no lo voy a poder decir sobre un escenario nunca más: ácido sulfúrico, ácido acetilsalicílico y ha sido un enoooorme placer”, concluye Josechu Álvarez.

Se cierra una etapa de 17 exitosos años. Ya en su año de fundación y, de cabeza, a la final. Por encima de épocas, rachas… La Traviata se despide, en el apartado de Presentación, con un primero de Disfraz y un Accésit. En Interpretación, un segundo, dos terceros, otros tantos accésits y dos Criticón. “Se cierra la puerta de San Martin 42, al menos por ahora, aunque la despedida se anuncia indefinida.

Humberto Gonar Menciones - CEOE-Tenerife

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.