La comisaria de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife, Carmen Delia González, protagoniza una nueva polémica tras coger vacaciones en pleno dispositivo especial por la celebración de los tan esperados Carnavales en la capital isleña, tras dos años suspendidos por la pandemia. La controversia se acentúa al darse a conocer que la propia González envió, el pasado 4 de abril, una orden de servicio a la plantilla en la que anunciaba que, “durante el periodo comprendido entre el 23 y el 26 de junio, ambos inclusive, solo se autorizarían permisos en casos excepcionales debidamente justificados”.

Tal y como ha podido saber este periódico, González decidió disfrutar de sus días de asueto justo cuando se desarrollaba la fiesta de Interés Turístico Internacional, que contó con la participación de 500 agentes de la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Local y la Policía Canaria ante la previsión de lleno absoluto y, según su propia orden, ante la “situación de Alerta Antiterrorista, en nivel 4 -riesgo alto-, reforzado cuando se producen actos de gran interés”.

Así las cosas, González señaló en el informe que, con motivo de las Fiestas del Carnaval 2022 y “por necesidades del servicio”, dada la gran cantidad de actos con previsión de afluencia masiva de público y para “garantizar el normal desarrollo” de todas las citas, no se concederían días libres ni vacaciones a los agentes, a menos que la solicitud estuviera bien justificada.

En el escrito, la comisaria preveía una masiva asistencia de público en la capital, especialmente, al tratarse del primer Carnaval tras dos años de pandemia y restricciones por la COVID-19. A eso, se le sumaba que la fiesta en la calle se desarrollaría en pleno mes de junio, con buen tiempo y tras finalizar el curso escolar. “Se prevé un considerable aumento del tránsito de personas, del tráfico rodado y, con ello, un mayor número de servicios policiales a los que no se puede dar respuesta únicamente con los funcionarios de policía destinados de ordinario a los Grupos Operativos, además debemos añadir la actual situación de Alerta Antiterrorista, que se encuentra en el nivel 4 (reforzado cuando se producen actos de gran interés)”, se puede leer.

Canarias Ahora se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para conocer su versión de los hechos. Sin embargo, no se ha recibido una respuesta a pesar de la insistencia por distintas vías, rebotando la pregunta de un departamento a otro.

Un expediente disciplinario caducado
No es la primera vez que Carmen Delia González protagoniza un hecho polémico en la capital. Cabe recordar que en pleno confinamiento por la pandemia de COVID-19, en 2020, mientras todos los chicharreros permanecían en sus casas para frenar el avance de los contagios, en la comisaría de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife, ubicada en la Avenida Tres de Mayo, tuvo lugar una fiesta en la que participaba la comisaria y donde no se respetó en ningún momento la normativa vigente. Así se pudo ver en las fotos que comenzaron a circular por redes sociales, que fueron fuente de indignación para los santacruceros en aquellos días; imágenes que motivaron su cese como jefa del cuerpo de seguridad local y que impulsaron un expediente disciplinario propuesto por el equipo de Gobierno de aquel momento, liderado por la socialista Patricia Hernández y bajo la dirección del concejal del área Florentino Guzmán.

Un año después y tras la moción de censura de José Manuel Bermúdez (Coalición Canaria), respaldada por los suyos, el Partido Popular y Evelyn Alonso, tránsfuga de Ciudadanos y ahora concejala de Seguridad, se dejó caducar el expediente disciplinario.

Cuestionado en aquel momento sobre este asunto, Guzmán expresó que la situación le resultaba “avergonzante”. “Es una vergüenza que pidamos responsabilidad a la ciudadanía y que sean los máximos responsables de mantener el orden los primeros en saltarse las normas. Es una vergüenza que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, liderado por Coalición Canaria, haya dejado caducar este expediente disciplinario”, se lamentó.

El expediente, con fecha del 22 de mayo de 2020, llegó a manos del instructor Francisco Clavijo Rodríguez casi cinco meses después, el 8 de octubre. Este nuevo instructor fue nombrado el 18 de septiembre, tras el cambio de gobierno socialista como consecuencia de la moción de censura. La ley establece que todas las sanciones interpuestas a miembros de la Policía Local y Nacional tienen una caducidad de seis meses, por lo que la administración debe priorizar su resolución para que no expire. “Coalición Canaria entró a gobernar en junio, por qué no se trabajó en este asunto en todos esos meses”, cuestionó Florentino Guzmán.

De ex cargo de Coalición Canaria a exjefa de policía y comisaria
“Esto solo demuestra que Coalición Canaria, antes ATI, sigue haciendo lo mismo, protegiendo a los suyos frente a todo”, concluía el socialista. Cabe recordar que Carmen Delia González fue militante de Coalición Canaria y nombrada por los nacionalistas, durante el gobierno de Fernando Clavijo, en 2007, como directora general de Seguridad y Emergencias, además, fue concejal del Ayuntamiento de Santa Cruz entre 2011 y 2015 con Miguel Zerolo (CC).

González, además, fue la primera mujer en asumir un cargo como jefa de la Policía Local de una capital de provincia, cargo que no dejó de desempeñar hasta que fue cesada, tras encontrarse inmersa en un expediente disciplinario por su participación en la fiesta en comisaría a finales del mes de abril, en plena vigencia del estado de alarma y vulnerando los preceptos sobre confinamiento y medidas de protección. A raíz de la divulgación de lo ocurrido en la fiesta, adelantada por Canarias Ahora, se abrió una investigación y el posterior expediente que derivó en su cese.

Pese a todo, el catálogo de puestos de trabajo de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife dispone una plaza vacante de comisario principal y otra de comisario -ocupada como funcionaria en propiedad por González-; por debajo, tres plazas de subcomisario. A efectos prácticos y siendo una institución jerarquizada, la comisaria sigue por encima en la cadena de mando de las fuerzas de seguridad local por ser la de mayor jerarquía en el escalafón, y en condiciones de reclamar compensaciones por el ejercicio de esas funciones como si todavía continuara en la Jefatura del Cuerpo.

Una jefa de Policía Local reincidente en el incumplimiento de las restricciones
En agosto de 2020, Carmen Delia González fue otra vez centro del escándalo con un episodio muy parecido al ocurrido cuatro meses antes en la comisaría. La entonces jefa de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife fue vista celebrando su cumpleaños junto al mar en el Puertito de Güímar, agasajo en el que los presentes tampoco respetaron las normas sobre la obligatoriedad del uso de mascarillas ni preservaron las distancias, tal y como atestiguan una serie de fotos que inmortalizaron el evento, en el que no faltaron bebidas y brindis.

Canarias Ahora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.