Foto portada Encaro Factory

Todavía retumba en los oídos en los incondicionales carnavaleros, que ya suman algunas décadas, la ovación y la sorpresa que protagonizaron las rondallas de la fiesta de la máscara chicharrera en la gala de elección de la reina que dirigió el maestro José Tamayo en la plaza de Toros, en el año 1987, cuando interpretaron Bendita mi tierra guanche.

Desde entonces, todos los responsables artísticos que se precien han conocido que para alcanzar la excelencia del espectáculo de proclamación deben contar con la modalidad genuina del Carnaval y, encima, añadir un plus para lograr el más difícil todavía. En diferentes etapas y directores, no siempre las rondallas han tenido su espacio en la elección de la reina, la tarjeta de presentación de la fiesta.

No es el caso de Enrique Camacho, quien en 2015, con la elección de la soberana infantil, se consagró como responsable artístico con el número conjunto de las murgas de la cantera. Esa apuesta le permitió dar el salto a la gala adulta y, desde entonces, con el paréntesis de 2020 –cuando estuvo al frente del espectáculo el tándem formado con Marco Marrero y María Díaz– ha intentado reinventar un género genuino en la gala estrella.

En 2016 logró la cuadratura del círculo, en su estreno en el gran formato del Carnaval, cuando unió a las rondallas con la Orquesta Sinfónica de Tenerife y desde entonces siempre había contado con el maestro Israel Espino como su principal valedor para la conquista del corazón del público con la lírica por bandera.

En aras de reinventar uno de los platos fuertes de la gala y para realzar el valor de la rondalla y reconocer el mérito de quienes han hecho historia en la última edición con concurso, el director artístico Enrique Camacho propuso en esta oportunidad que Las Valkirias, ganadoras del certamen genuino de 2020, llevaran la voz cantante en la gala de la reina de esta edición, a lo que se aprovechó la elección de la obra elegida, acorde a voces de mujer. Para ello, el maestro del número de las rondallas será Antonio Hernández, director de Las Valkirias, quien desde noviembre comenzó con el coro femenino los preparativos de una obra que tendrá en las solistas Celia Martín y Vicky López su punta de lanza, mientras que la orquesta de pulso y púa sí será mixta, con representación de todas las rondallas del Carnaval.

El pasado jueves se celebró la grabación del número lírico en el salón de actos del Círculo de Amistad XII de Enero, donde músicos de Peña del Lunes, El Cabo, Mamel’s y Valkirias prestaron su buen hacer a las voces de la única rondalla femenina que ha ganado en el Carnaval.

El número que se verá en la gala del viernes 10 de junio es el resultado del trabajo conjunto de los directores musicales de todas las rondallas participantes y en particular del coro femenino, así como de los integrantes de la orquesta. Enrique Camacho se enfrenta al reto de sacar del Carnaval Virtual a las rondallas, cuando hicieron una deliciosa actuación en el teatro Guimerá; la apuesta pasa ahora por un número con voces de mujer.

Humberto Gonar eldia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.