Domingo García Galván puede presumir de haber sido bailarín antes que componente de comparsas, pues su vida siempre ha estado vinculo al mundo del baile donde incluso ha impartido clases de estilo latino y hasta ha regentado dos academias propias. Hasta hora, que se estrena en el Carnaval, Domingo es más conocido en ese entorno que en la fiesta de la máscara en sí, si bien en el año 2002 se estrenó en el cuerpo de baile de la comparsa Cariocas.

A partir de ahí se convertiría un año en coreógrafo de Brasileiros para ponerse al frente del baile de Valleiros durante tres ediciones y regresar a la formación que presidía entonces el recordado Esteban Reyes, colectivo que incluso tras su fallecimiento el propio Domingo García ofertó la posibilidad de continuar con el proyecto, si bien su familia decidió zanjar la trayectoria e historia con Esteban Reyes.

Antes de que irrumpiera el covid, Domingo García Galván, cocinero de profesión en el Hospital del Norte, decidió dar el paso y fue vital el decidido respaldo de Noemí, Óscar y su hijo Christian que le acompañan al frente del proyecto. Aunque las comparsas llevan desde que las importó Manolo Monzón en 1965 a Santa Cruz de Tenerife, Domingo se ilusiona con su nuevo proyecto, si bien admite que asume el riesgo de aportar por un intento de fusión sin perder la esencia. Y no desvela más detalles hasta su presentación en el concurso que se celebrará el sábado 18 de junio en el recinto ferial.

Cuando se le pregunta si se considera comparsero, Domingo lo tiene claro: «soy novelero». Solo así se entiende que haya asumido el difícil reto de arrancar desde cero su proyecto con sólo el 20 por ciento de la contratación que abona la organización al resto de colectivos de la modalidad, lo que se traduce en unos 3.500 euros. «Gracias a colaboradores como Alquimia Canarias y el enorme esfuerzo y entrega de los componentes, que han desarrollado un trabajo de chinos, vamos a salir».

Esta comparsa, la primera que se crea en los últimos veinte años –la anterior fue Bahía Bahitiare, en 2002– lleva el nombre guanche de Abenaura, como la bautizó el hijo mayor de Domingo, Christian, también director de la batucada. El motivo, «es un nombre guanche porque la comparsa es de aquí por más que sabemos que esta formación viene de Latinoamérica».

Esta comparsa está formada por un cuerpo de baile de unas cuarenta personas a las que se suman otros treinta en la batucada. «Solo seis componentes en el baile y dos de la batucada vienen de otras formaciones», precisa Domingo, que añade que esta edición los esfuerzos se han centrado en el grupo del baile mientras contratan a los músicos, como ocurre en la mayoría de la modalidad. Al frente del apartado musical, Jony Ayala, quien militó en Tropicana de Candelaria y a quien conoció Domingo durante su participación en Valleiros. El alma mater de Abenaura reconoce: «Hay que estar muy mal de la cabeza, como estoy yo, para sacar una comparsa», y es que incluso se gestó con un confinamiento por medio cuando irrumpió la pandemia.

También hace partícipe del éxito de salir a la calle a Tania Castro, que hizo posible que Abenaura diera sus primeros pasos en el Centro Cultural Tamaragua, de El Tablero, labor que ha contado en Gara Pelayo el complemento para diseñar su primera fantasía, hasta el punto de que ya tienen acabado y entregado su vestuario.

Domingo admite que el hecho de que no participe Joroperos le resta el morbo del mano a mano que protagonizaba con Cariocas, pero «todas las comparsas han evolucionado y experimentan un crecimiento brutal, como lo demuestra que este año seamos nueve formaciones». «Abenaura no viene al Carnaval por salir, sino para ofrecer un espectáculo bonito», precisa, pese a que el repertorio se recortara por el covid. «Iremos a reventar en el escenario sin darnos tregua ni bajar el ritmo, lo que viene en beneficio del espectador que va a pasar todo el concurso con esa tensión». ¿Calle o escenario? Admite que sobre esa disyuntiva tiene el corazón partido. Pues le encanta la calle, pero se define un «musicalista frustrado». Pero por encima de todo, «un comparsero de pies a cabeza».

Humberto Gonar eldia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.