El mandatario socialista reconoce que la situación turística es “compleja y difícil” y que la demanda de ayudas sociales y de alimentos sigue al alza, pero prefiere optar por el optimismo para sacar del bache a un municipio que, a diferencia de otros, “no es una ciudad fantasma en estos momentos”.

¿Entiende que haya críticas a la decisión de mantener iniciativas como Phe, Mueca o el ?Carnaval de Verano?

Puedo llegar a comprender que haya personas a las que le genere miedo la recuperación de cualquier tipo de actividad en la situación (de pandemia) que vivimos. Sin embargo, no ocurrió lo mismo cuando abrimos las playas ni cuando abrimos los centros comerciales ni cuando abrimos el Lago Martiánez… Por eso veo incomprensible que se demonice la cultura sin ninguna razón. No hay ninguna razón para pensar que hay más riesgo en un evento cultural, como el festival de jazz o el Phe Festival, donde se toman todas las medidas de seguridad sanitaria. El coronavirus no actúa diferente ni camina diferente por los escenarios que por la calle. No se respira diferente en un concierto. Somos muy conscientes de la situación actual y se trabaja multiplicado por diez para organizar estos eventos. Puerto de la Cruz se ha mostrado siempre al mundo como un destino cultural y, cuando uno cree en esto, hay que pelear y luchar para no perder esa identidad, esa marca que nos diferencia. De lo contrario, estaríamos ante un discurso ficticio, banal o un aprovechamiento de la cultura sólo para cuando las cosas van bien. El discurso no debe cambiar y Puerto de la Cruz mantiene su estrategia de desarrollo cultural. Este gobierno tiene claro que la cultura es el eje transformador de esta sociedad y un elemento diferenciador en la promoción turística. Por todo ello, vamos a seguir apostando por la cultura. Aunque no es ni ha sido fácil.

Se trata de una apuesta pública, pero también privada…

Sí, en el caso del Phe Festival es una emprendeduría, como la del festival de jazz. Hay que aplaudir a estas personas que corren el riesgo. En el caso de Mueca, llevamos meses trabajando con la Plataforma Cómplices Mueca, compuesta por agentes culturales y sociales de la ciudad. Hemos barajado mil alternativas para desarrollarlo y, finalmente, hemos apostado por esta fórmula, un festival completamente seguro que vuelve a colocar a Puerto de la Cruz a la vanguardia regional. Fuimos el primer municipio de Canarias que obtuvo una autorización de Sanidad para un evento de estas características y ahora vamos a volvernos a mostrar al mundo. La actividad cultural no es menos ni más que cualquier otra. Me sigue extrañando que haya personas que quieran atacar a la cultura.

¿Cómo marcha la venta de ?entradas para Mueca?

El público está respondiendo. El estreno de Abubukaka es el primer reclamo de Mueca y desde que se pusieron a la venta, se disparó la demanda. Hay un tope de 800 personas, que no se superará en ningún caso, ya que se bloquean los asientos por grupos de convivencia, así que si alguien viene de forma individual se pierden otras cuatro plazas; si vienen dos, se pierden tres, y así de forma sucesiva. La platea se adapta y se reconvierte de acuerdo con los grupos de asistencia. No espero ni aplausos ni nada, pero sí que se reconozca la adaptación de este sector y el esfuerzo realizado. Lo importante no es el número de asistentes. No buscamos aglomeraciones de personas, que sí han sido seña de identidad en ediciones anteriores.

¿Qué balance hace del Carnaval de Verano 2020?

Es curioso que haya personas que nos criticaran pensando que el Ayuntamiento iba a organizar una verbena multitudinaria, pero creo que dimos muestras de seriedad, nuevamente, y colocamos a Puerto de la Cruz en el epicentro de la celebración del carnaval en la isla de Tenerife. Es curioso que en los titulares de una reciente reunión de Ashotel con el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, la propia patronal pidiera al consistorio de la capital que su carnaval durara todo el año. Creo que estamos en lo cierto: el Carnaval de Verano nos sirvió para tener un pequeño gesto con esos hoteles que están abiertos y regalamos un poco de carnaval a los turistas que, a pesar de las circunstancias, decidieron permanecer en Puerto de la Cruz. Y eso es de agradecer. Se hizo una programación ‘on line’, se divulgó el intercambio con Düsseldorf y ese foro nos sirvió para hablar del futuro del carnaval en el conjunto de la isla. Aparte hubo una exhibición es de trajes y la escuela del carnaval. Actividades que no generaron ningún tipo de aglomeración ni nada diferente a lo que venimos haciendo en nuestras vidas cotidianas. La diferencia es que a esos turistas que querían disfrutar del Carnaval de Verano se les pudo explicar que, pese a las restricciones, se pudieron hacer cosas. En estos tiempos el camino más fácil es suspenderlo todo. Sin embargo, nosotros seguimos afianzando una marca y una identidad, que coloca a Puerto de la Cruz en el centro de muchos debates. En el epicentro de la reflexión. El carnaval no es solo una fiesta , es mucho más. Detrás de la cultura y del carnaval hay muchas familias que pagan sus impuestos y tienen que comer y seguir viviendo. Puerto de la Cruz no deja de lado la atención social a la ciudadanía, sin olvidar que hay cuestiones que más que gasto son inversión. Al margen de que se han gastado unas cuantías ínfimas en comparación con años anteriores.

¿Cuánto costó el Carnaval de Verano?

Aún no tenemos la cifra cerrada, pero estará en torno al 10% o menos de lo invertido en la edición anterior.

¿Funcionó la primera Escuela de Carnaval?

Para nosotros ha sido muy importante la puesta en marcha de esta iniciativa. Ya habíamos dicho antes de gobernar que Puerto de la Cruz siempre fue esa ciudad pionera y creativa que dio diseñadores de renombre, por eso apostamos por crear esta primera Escuela de Carnaval de Tenerife, a la que queremos dar continuidad durante todo el año en la UPM.

¿Qué le traslada el sector turístico sobre la situación actual y las previsiones para los próximos meses?

Me trasladan mucha inquietud y preocupación y soy consciente de la situación que afrontan. Sin embargo, el mensaje que siempre doy es de optimismo. Lo hice en los meses previos a julio y agosto. ¿La situación es compleja? Por supuesto ¿La situación es difícil? Por supuesto ¿Qué se ha hecho? Pues fuimos el primer municipio turístico de Canarias que bonificó el 50% de la tasa de recogida de residuos a los hoteles. Se ha mantenido pese a la recuperación de la actividad, porque no lo limitamos al estado de alarma. Desde marzo se empezó a aplicar. Y hemos tenido otros gestos, como con el Carnaval de Verano y con el Oktoberfest, que se organizó con el CIT, y en ambos casos se usaron los hoteles como escenario de actuaciones. Seguimos trabajando con los hoteles. Somos muy conscientes de que la situación es difícil, pero con el pesimismo no vamos a ningún lado.

Raúl Sánchez Quiles El Día

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *